Actualizado el jueves 24/AGO/17

Cartas de San Pablo.

Idólatras.

Por eso Dios los entregó a los deseos de su corazón hasta una impureza tal que deshonraron entre sí sus cuerpos; a ellos que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, y adoraron y sirvieron a la criatura en vez del Creador, que es bendito por los siglos. Amén. (Rm 1, 24-25). 

Comentario: 

¡Ay de nosotros si Dios nos abandona! Seremos presa de los demonios y de todos los pecados. Y Dios nos abandona cuando le despreciamos a Él y ponemos en su lugar el amor de una criatura, es decir, cuando pecamos y nos obstinamos en el pecado, entonces Dios se aleja, o mejor dicho, nosotros nos alejamos de Dios como el hijo pródigo se alejó de la casa paterna y cayó en mil pecados y en una gran miseria espiritual. Así Dios había abandonado a los que se había alejado de Él, y éstos cayeron en la idolatría y en la adoración de las criaturas y de los demonios, y en una impureza vergonzosa.

¡San Pablo, ruega por nosotros!

Si desea recibir estos textos en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ