Actualizado el miércoles 10/ENE/18

Cartas de San Pablo.

Verdadero conocimiento.

Y como no tuvieron a bien guardar el verdadero conocimiento de Dios, los entregó Dios a su mente insensata, para que hicieran lo que no conviene: llenos de toda injusticia, perversidad, codicia, maldad, llenos de envidia, de homicidio, de contienda, de engaño, de malignidad, difamadores, detractores, enemigos de Dios, ultrajadores, altaneros, fanfarrones, ingeniosos para el mal, rebeldes a sus padres, insensatos, desleales, desamorados, despiadados, los cuales, aunque conocedores del veredicto de Dios que declara dignos de muerte a los que tales cosas practican, no solamente las practican, sino que aprueban a los que las cometen. (Rm 1, 28-32). 

Comentario: 

Esta descripción le cuadra muy bien a la generación actual, pues exalta toda clase de pecados, hace propaganda de ellos y aplaude a los que los practican y se burla de los virtuosos. Pero ya sabemos cuál es el destino de los que así proceden. Parece que todo les va bien hasta que Dios dice su basta, hasta que sobrepasan la medida, y entonces Dios castiga, es decir, los deja librados a sus pasiones y entonces los demonios entran en acción y se vengan de ellos y tienen gran poder sobre estos hombres que ya Dios no protege. Por eso nosotros tratemos de cumplir los Diez Mandamientos para hacernos gratos a Dios y hacernos dignos de la ayuda del Señor que nos libre de todos los males.

¡San Pablo, ruega por nosotros!

Si desea recibir estos textos en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ