Actualizado el lunes 4/DIC/17

Conociendo a Jesucristo

Jesús es el Salvador. 

Los ángeles en Belén anunciaron a los pastores que había nacido el Salvador.

Pero ¿de qué nos salva Jesús?

Nos salva de los pecados y nos rescata de las manos de Satanás, ya que toda la humanidad yacía bajo el poder del Maligno, y Cristo vino a liberarnos de la esclavitud del demonio.

Por eso no entenderemos nada de la Redención si no tenemos en cuenta esta lucha que aconteció entre Jesucristo, el Verbo encarnado, y Satanás; entre el Más Fuerte y el Fuerte.

Y cada uno de nosotros los cristianos debemos ser otros Cristos, con lo cual tenemos el deber de imitar al Señor en la lucha contra el mal y el Maligno, para rescatar almas de su poder maléfico.

Hoy esto no se dice y ya no se habla del diablo y se lo considera como una fábula. Pero no podemos entender a Cristo y su misión sin aceptar y creer firmemente en la existencia del demonio, porque Jesús nos vino a librar de su yugo.

¡Alabado sea Jesucristo!

Si desea recibir estos textos por correo electrónico, por favor SUSCRÍBASE AQUÍ.

Hoy más que nunca es necesario conocer a Jesucristo, para amarlo más, ya que nadie puede amar lo que no conoce.

Esta sección creada el 1 de abril de 2010, Jueves Santo de la Cena del Señor, estará dedicada a dar a conocer a Jesucristo, Dios y hombre verdadero, y a hacerlo amar por muchos hombres y mujeres de buena voluntad.

Ojalá estos textos nos enciendan el amor a Jesucristo y, como el apóstol San Juan, reclinemos nuestra cabeza sobre el pecho de Jesús y así vivamos felices en esta tierra, hasta ir a gozar un día del Señor en el Cielo, para siempre.

Encomiendo esta sección a la Virgen Santísima, la que mejor conoció a Jesucristo; que Ella nos guíe en esta noble y necesaria, más aún, vital tarea de conocer al Señor.

¡Alabado y adorado sea Jesucristo!