Actualizado el jueves 26/ABR/18

Conociendo a Jesucristo

Jesús está en el Evangelio. 

Muchos santos han tratado de dar a conocer a Jesús y su amor por los hombres, pero nada mejor para conocer a Cristo que la propia experiencia personal. Porque cada alma es un mundo y cada uno de nosotros es especial para Jesús, es único e irrepetible, y por eso el Señor quiere dársenos a conocer particularmente a cada uno de nosotros.

Pero como Jesús ha dicho en el Evangelio que el que busca encuentra, nosotros debemos buscar a Jesús para encontrarlo. Es más, si empezamos a buscarlo es porque Él ya nos ha encontrado, porque no lo buscaríamos si ya no lo tuviéramos en nosotros.

Y a Jesucristo lo encontramos en el Evangelio. Allí sentiremos palpitar de amor el Corazón de Cristo por nosotros y cada vez que leamos y meditemos el Santo Evangelio, iremos aprendiendo más de la persona de Jesús, de los secretos de su Corazón divino, y del amor que Él tiene por nosotros, por mí.

Dejemos de leer tantos libros y revistas inútiles y a veces hasta perjudiciales, y tomemos el Evangelio en nuestras manos y zambullámonos en el conocimiento del Señor.

Porque para conocer a Cristo no hay que ser sabio según el mundo, sino sabio según la sabiduría de Dios, es decir, tenemos que ser pequeños y sencillos, porque Dios se muestra a los mínimos de este mundo, y ellos son los que lo entienden verdaderamente.

Pidamos al Espíritu Santo que nos ilumine el Evangelio y, teniendo como guía la interpretación de la Iglesia Católica, profundicemos y saboreemos este Libro maravilloso, realmente celestial, con tesoros infinitos e insospechados, como aquel tesoro escondido en el campo, de la parábola.

¡Alabado sea Jesucristo!

Si desea recibir estos textos por correo electrónico, por favor SUSCRÍBASE AQUÍ.

Hoy más que nunca es necesario conocer a Jesucristo, para amarlo más, ya que nadie puede amar lo que no conoce.

Esta sección creada el 1 de abril de 2010, Jueves Santo de la Cena del Señor, estará dedicada a dar a conocer a Jesucristo, Dios y hombre verdadero, y a hacerlo amar por muchos hombres y mujeres de buena voluntad.

Ojalá estos textos nos enciendan el amor a Jesucristo y, como el apóstol San Juan, reclinemos nuestra cabeza sobre el pecho de Jesús y así vivamos felices en esta tierra, hasta ir a gozar un día del Señor en el Cielo, para siempre.

Encomiendo esta sección a la Virgen Santísima, la que mejor conoció a Jesucristo; que Ella nos guíe en esta noble y necesaria, más aún, vital tarea de conocer al Señor.

¡Alabado y adorado sea Jesucristo!