(Sección especialmente dedicada a los Apóstoles de la Divina Misericordia)

Actualizado el jueves 7/DIC/17

Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,
"La Divina Misericordia en mi alma", con comentario

Camino hacia Dios.  

79 (34) Oh Maria, Madre y Señora mía.  Te ofrezco mi alma y mi cuerpo, mi vida y mi muerte y todo lo que vendrá después de ella.  Pongo todo en tus manos, oh mi Madre.  Cubre mi alma con tu manto virginal y concédeme la gracia de la pureza de corazón, alma y cuerpo.  Con tu poder defiéndeme de todo enemigo, especialmente de aquellos que esconden su malicia bajo una máscara de virtud.  Oh Espléndida Azucena, Tu eres mi espejo, oh mi Madre. 

Comentario: 

Si queremos llegar a la santidad debemos elegir el camino más corto, fácil y directo que es María Santísima. Ella es el tesoro de Dios, donde el Todopoderoso ha puesto riquezas sin límites para que la Virgen Pura las distribuya a sus devotos como quiera. Por eso para ser Apóstoles de la Misericordia, debemos acudir a María, Madre de la Misericordia, para que nos ayude a tener confianza en Dios y para hablar a los demás de la Misericordia Divina. Sería muy conveniente que tomáramos el ejemplo de Sor Faustina y nos consagremos completamente a María, a su Corazón Inmaculado, pues los que están llamados a grandes metas de santidad necesitan especialmente a la Toda Hermosa. Hay un dicho que dice que Dios se quiso reservar para Él la Justicia, y que la Misericordia la puso en las manos de María.

Jesús, en Vos confío.

Si desea recibir estos mensajes por email, suscríbase a los Apóstoles de la Divina Misericordia haciendo CLIC AQUÍ