(Sección especialmente dedicada a los Apóstoles de la Divina Misericordia)

Actualizado el martes 1/MAY/18

Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,
"La Divina Misericordia en mi alma", con comentario

Callar.   

81 Oh Santa Trinidad, Dios Uno e Indivisible, bendito seas por este gran regalo y testamento de misericordia.  Oh Jesús mío, para compensarte por los blasfemos, callaré cuando me reprendan injustamente, para satisfacerte aunque sea en una pequeña parte.  En mi alma Te estoy cantando continuamente un himno y nadie lo puede sospechar ni entender.  El canto de mi alma lo conoces sólo Tú, oh Creador y Señor mío. 

Comentario: 

¡Qué gran virtud es callar cuando nos reprenden injustamente! Aprendamos de Jesús que no respondía nada a sus acusadores. Con nuestro silencio repararemos toda la palabrería inútil y hasta las blasfemias, y haremos méritos para el Cielo, donde cada cual recibirá lo que merece y hasta la más mínima acción hecha por amor a Dios, será premiada con un premio eterno y maravilloso. Pensemos frecuentemente en la Vida eterna que nos espera si somos fieles a Dios y no nos contentemos con hacer buenas obras solamente, sino que seamos realmente buenos nosotros, interiormente así como exteriormente. Seamos hombres y mujeres sin doblez, siempre en la presencia de Dios, sinceros, puros y sencillos.

Jesús, en Vos confío.

Si desea recibir estos mensajes por email, suscríbase a los Apóstoles de la Divina Misericordia haciendo CLIC AQUÍ