Actualizado el miércoles 10/ENE/18

Enseñanzas del Evangelio

Sed de justicia.

 

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados. (Mt 5, 6) 

Enseñanza: 

Esto se puede entender mal, si se cree que la justicia de que se habla aquí es la justicia humana.

Hoy muchos hacen marchas y buscan que se haga justicia, y odian a muchos. Pero no es esto lo que nos ha enseñado el Señor. Él nos ha enseñado a no odiar a nadie y a perdonar.

Entonces no se trata de tener hambre y sed de justicia humana ni de justicia divina, sino que lo que se entiende aquí por justicia es la santidad. Son felices los que tienen deseos de santidad porque la alcanzarán y serán colmados, ya que no se llegará nunca a ser santo si no se desea llegar a serlo.

Hoy pocos son los que buscan la santidad. Se busca solo los bienes materiales y la comodidad y los placeres, pero todo lo que signifique renuncia y sacrificio, es rechazado como malo. Pero es solo renunciando a nosotros mismos como podemos seguir al Señor, llevando nuestra cruz de cada día y alcanzar la felicidad del Cielo.

Si desea recibir estas Enseñanzas del Evangelio periódicamente en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ