Actualizado el miércoles 11/ABR/18

Enseñanzas del Evangelio

Misericordia.

 

Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. (Mt 5, 7) 

Enseñanza: 

El Señor nos da un secreto para alcanzar con seguridad el Cielo. Este secreto es que seamos misericordiosos con nuestros hermanos, porque así alcanzaremos misericordia de Dios en el juicio.

Si nosotros sabemos ser misericordiosos, entonces anticipamos el juicio de Dios y ya tenemos ganado el Paraíso.

¿Y qué hombre no necesita de la misericordia de Dios? Todos, en mayor o menor medida, necesitamos de la Misericordia divina, por eso debemos practicar la misericordia con nuestros prójimos, para obtenerla de Dios.

Porque, en definitiva, lo que Dios quiere de nosotros es que seamos buenos, pero buenos de verdad, no de palabra sino de obra.

El que tiene el corazón compasivo, ése alcanzará la salvación.

Por eso el sufrimiento nos ayuda a ser más compasivos con todos, porque al vivir en carne propia el sufrimiento, sabremos compadecer a los que sufren por diversas causas.

Allí donde hay sufrimiento, allí está Cristo. Por eso al consolar y ayudar a los que sufren, estamos ayudando y consolando al mismo Jesús, al mismo Dios. ¿Qué premio no recibiremos por eso?

Si desea recibir estas Enseñanzas del Evangelio periódicamente en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ