Actualizado el miércoles 8/AGO/18

Enseñanzas del Evangelio

Pacificadores.

 

Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios. (Mt 5, 9)

Enseñanza: 

Todo buen cristiano debe ser un pacificador, un instrumento de paz. Porque la paz viene de Dios, en cambio la guerra y el odio vienen del demonio.

Por eso el marxismo es demoníaco, porque busca y promueve el odio entre clases sociales y entre los hombres, haciendo así las veces de instrumento de Satanás, que quiere llevar a la rivalidad a todos los hombres entre sí, e incluso quiere llevar la inquietud y el desorden dentro mismo de cada persona.

En cambio Dios es paz, Él es el Príncipe de la Paz, y promete la paz a los hombres de buena voluntad, como lo anunciaron los Ángeles en Belén, la Nochebuena, a los pastores: “Gloria a Dios en el Cielo, y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad”.

Empecemos por ser pacificadores dentro de nuestra propia familia, jamás criticando ni sembrando la discordia, sino todo lo contrario, haciendo las veces de conciliadores y elementos de unión y nunca de división. Así seremos llamados, y lo seremos realmente, hijos de Dios.

Si desea recibir estas Enseñanzas del Evangelio periódicamente en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ