Evangelio del día.

Lunes 22/MAY/17. 

Jn 15, 26-16, 4. 

Testigos.

A la Hora de pasar de este mundo al Padre, Jesús dijo a sus discípulos: Cuando venga el Paráclito que yo les enviaré desde el Padre, el Espíritu de la Verdad que proviene del Padre, él dará testimonio de mí. Y ustedes también dan testimonio, porque están conmigo desde el principio. Les he dicho esto para que no se escandalicen. Serán echados de las sinagogas, más aún, llegará la hora en que los mismos que les den muerte pensarán que tributan culto a Dios. Y los tratarán así porque no han conocido ni al Padre ni a mí. Les he advertido esto para que cuando llegue esa hora, recuerden que ya lo había dicho. No les dije estas cosas desde el principio, porque yo estaba con ustedes. 

Reflexión: 

Como dijo una vez el Papa Pablo VI, la Iglesia además de sus notas de Una, Santa, Católica, Apostólica y Romana, tiene otra más: “Perseguida”, porque los cristianos que quieren serlo en verdad, deben saber que el mundo y el demonio los perseguirán.

Entonces no nos escandalicemos si encontramos enemigos en nuestra propia familia, en nuestro entorno de cada día, en el trabajo, en el estudio, etc., porque al ser cristianos fieles necesariamente debemos oponernos al espíritu del mundo, y al diablo y sus hijos, y éstos nos perseguirán. A veces será simplemente con la burla, la calumnia; y otras veces puede ser con la violencia, la muerte. Pero estemos contentos porque esto ya nos lo ha predicho Jesús, y si somos perseguidos es señal de que estamos con Cristo y que no nos hemos pasado al bando enemigo, porque si no somos “molestos” para el mundo, entonces es que el mundo ha entrado en nosotros.

Pidamos a la Santísima Virgen la gracia de ir por el verdadero camino, que es Cristo, sin tener miedo a las reacciones que tengan contra nosotros los hombres, por decir claramente la Verdad.

Jesús, María, os amo, salvad las almas.

Si desea recibir el Evangelio todos los días en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ