Evangelio del día.

jueves 19/ABR/18.

Jn 6, 44-51. 

Textos eucarísticos. 

Jesús dijo a la gente: Nadie puede venir a mí, si no lo atrae el Padre que me envió; y yo lo resucitaré en el último día. Está escrito en el libro de los Profetas: “Todos serán instruidos por Dios”. Todo el que oyó al Padre y recibe su enseñanza viene a mí. Nadie ha visto nunca al Padre, sino el que viene de Dios: sólo él ha visto al Padre. Les aseguro que el que cree tiene Vida eterna. Yo soy el pan de Vida. Sus padres, en el desierto, comieron el maná y murieron. Pero éste es el pan que desciende del cielo, para que aquél que lo coma no muera. Yo soy el pan vivo bajado del cielo. El que coma de este pan vivirá eternamente, y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo. 

Reflexión: 

Es importante destacar que la Iglesia en este tiempo de Pascua, en que Jesús vive resucitado entre nosotros, nos hace poner la mirada en estos textos eucarísticos. Y es que Jesús resucitado está realmente presente en la Eucaristía, y en la Comunión quiere venir a nosotros a darnos Vida, ya que cada vez que nos alimentamos del Pan Eucarístico es como que aumentáramos el vivir, ¡estamos más vivos después de cada Comunión! Dicen que si los ángeles pudieran envidiar a los hombres, nos envidiarían dos cosas: la Eucaristía y el sufrimiento. Por eso aprovechemos y rodeemos de amor a Jesús Sacramentado y reparemos amorosamente por las ofensas que recibe de la humanidad.

Pidamos a la Santísima Virgen la gracia de tener cada día más fe y amor a la Eucaristía, ya que nunca será demasiado el amor que le profesemos.

Jesús, María, os amo, salvad las almas.

Si desea recibir el Evangelio todos los días en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ