Actualizado el jueves 14/SEP/17

Evangelio explicado

Mt 4, 1-11.  

Jesús es tentado por el diablo. 

Por aquel tiempo Jesús fue conducido al desierto por el Espíritu, para que fuese tentado por el diablo. Ayunó cuarenta días y cuarenta noches, después de lo cual tuvo hambre. Entonces el tentador se aproximó y le dijo: “Si Tú eres el Hijo de Dios, manda que estas piedras se vuelvan panes.” Mas Él replicó y dijo: “Está escrito: “No de pan sólo vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.”. Entonces lo llevó el diablo a la Ciudad Santa y lo puso sobre el pináculo del Templo; y le dijo: “Si Tú eres el Hijo de Dios, échate abajo, porque está escrito: “Él dará órdenes a sus ángeles acerca de Ti, y te llevarán en palmas, para que no lastimes tu pie contra alguna piedra.” Respondióle Jesús: “También está escrito: “No tentarás al Señor tu Dios.” De nuevo le llevó el diablo a una montaña muy alta, y mostrándole todos los reinos del mundo y su gloria, le dijo: “Yo te daré todo esto si postrándote me adoras.” Entonces Jesús le dijo: “Vete, Satanás, porque está escrito: “Adorarás al Señor tu Dios, y a Él sólo servirás.” Déjole entonces el diablo, y he aquí que ángeles se acercaron para servirle. 

Comentario: 

En este pasaje del Evangelio hay innumerables enseñanzas. Tomemos algunas de ellas.

Por ejemplo veamos que el diablo utiliza palabras de la Escritura para tentar a Jesús. Así hacen muchos herejes y hermanos separados, que utilizan la Escritura tomando partes aisladas o fuera de contexto, o no cotejándolas con otros pasajes de la Escritura, y así, como el diablo, quieren hacer decir a la Escritura lo que ella no dice.

Otra enseñanza es que el mismo Espíritu Santo es el que conduce a Jesús al desierto para ser tentado por el diablo. Y los apóstoles que se quieren preparar bien para su misión en este mundo, tienen la obligación de comenzar su apostolado con una preparación semejante a la que realizó Jesús. Deben hacer un buen retiro, penitencia y oración, porque los medios para combatir al demonio y sus ángeles siguen siendo los mismos que empleó el Señor, no han cambiado. Hoy el demonio se debe reír de muchos católicos, incluso confirmados y hasta sacerdotes y obispos, que consideran al diablo como una fábula y no lo saben combatir con las armas adecuadas que el mismo Jesús nos señaló.

También, cuando aparezca el Anticristo, se cree que recibirá estas tres tentaciones del demonio, a las cuales responderá afirmativamente y dará pan y circo a las gentes, realizará prodigios que parecerán milagros, falsos milagros, y adorará a Satanás, y por ello éste le dará el gobierno de toda la tierra. Esto sucederá durante tres años y medio hasta que por fin sea derrotado por Dios.

Recemos y consagrémonos a la Virgen porque no estamos lejos de esos tiempos.

Si desea recibir el Evangelio explicado periódicamente en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ