Actualizado el domingo 29/OCT/17

Matar el error, amar al que yerra

El demonio existe. 

El demonio existe. Si se niega la existencia del demonio, se está negando toda la historia de la salvación, e inútilmente vino Cristo al mundo. Porque debemos saber que Jesucristo nos vino a salvar, ¿de quién?, del demonio, de sus garras mortíferas, y ahora, el que quiere, puede vencerlo y alcanzar el Paraíso.

Pero uno de los mayores logros del diablo en la actualidad es haber hecho creer al mundo que él no existe, o incluso que sí existe pero es simpático e inofensivo.

¡No! El demonio existe, es un ser personal, y no es uno solo sino que son un número imposible de imaginar por la mente humana. Y son crueles y sanguinarios, no todos en la misma medida, pero sí todos diabólicamente malvados.

El diablo propone a los hombres bienes materiales y felicidad en este mundo, pero a cambio de una eternidad de horrores.

¡Pobrecitos los que ceden a sus invitaciones, los que están en sectas satánicas, y los que simplemente adoran algo que no es Dios, ya sea el dinero, el placer, los honores, etc.!

Es tiempo de despertar de este engaño pavoroso que ha tenido el Maligno sobre la humanidad, haciéndole creer que él no existe, porque de que nos despertemos y entablemos el buen combate, depende en gran parte la suerte de este mundo y de los hombres, ya que los demonios, paulatinamente nos están llevando al abismo de donde no se sale, y por eso debemos despertar lo antes posible y empuñar las armas efectivas contra ellos, que son la oración, la penitencia, la vigilancia, la mortificación, el sufrimiento, los sacramentales y los sacramentos.


Si desea recibir estos mensajes en su correo electrónico, por favor:
SUSCRÍBASE AQUÍ

 

Esta sección se crea el 5 de Mayo de 2010, Nuestra Señora de la Gracia, a quien se la encomendamos, y a quien le pedimos que nos ilumine con la divina Sabiduría para anunciar la verdad y matar el error.

Que la Virgen nos guíe en esta tan importante, actual y necesaria tarea, para que podamos ser de los que brillarán como las estrellas del cielo por haber enseñado la justicia a los hombres.