Máxima del Evangelio: Pues el que se ensalce, será humillado; y el que se humille, será ensalzado. (Mt 23, 12).