Actualizado el sábado 14/ABR/18

Mensaje a los Apóstoles de la Inmaculada

Buena muerte

 

Nosotros, los Apóstoles de la Inmaculada, debemos esforzarnos por llevar a María a las almas, porque con María se salvarán y tendrán una buena muerte. Porque lo más importante de nuestra vida es el momento de nuestra muerte, valga la paradoja. Sí, según sea nuestra muerte, así será nuestra eternidad. Si morimos en gracia de Dios, nos salvamos; si morimos en pecado mortal, nos condenamos. Y para salvarnos necesitamos a María. También la necesitan todos los hombres. Es por eso que nosotros, sus apóstoles, tenemos que impregnarnos de María y llevar a María a los hermanos, ya que con eso les garantizamos una muerte feliz. Animemos a todos a rezar las tres Avemarías diarias, que son prenda de salvación eterna, ya que la misma Virgen ha prometido que el que es perseverante en su rezo, no se condenará. Enamorémonos de María y démosla a conocer, que el demonio solo teme eso.

¡Ave María Purísima!

¡Sin pecado concebida!

Si desea ser APÓSTOL DE LA INMACULADA y recibir estos mensajes por email, por favor INGRESE AQUÍ.