(Sección especialmente dedicada a los Caballeros de la Purísima)

Actualizado el domingo 24/DIC/17

Mensaje a los Caballeros de la Purísima

Milicia.

Ya dice Job en la Escritura que “Es milicia la vida del hombre sobre la tierra”. Y esto nos viene muy bien a nosotros los Caballeros de la Purísima, para tenerlo en cuenta, porque Dios es el Dios de los Ejércitos, y si hay ejércitos es porque hay enemigos. Nosotros, como Confirmados, somos soldados de Dios que defendemos el Reino en las almas y en la sociedad, pero primeramente defendemos el Reino de Dios en nuestras propias almas, es decir, nos empeñamos en conservar y aumentar la gracia santificante, sin la cual todo esfuerzo de apostolado y de conquista quedaría sin sentido porque, como dice Jesús en el Evangelio: “Sin mí nada podéis hacer”. Por eso para dar a Jesús a las almas, es necesario que Jesús esté habitando en nosotros por medio de la gracia. Entonces tengamos en cuenta que el combate es, ante todo, espiritual, contra fuerzas espirituales, y las armas que tenemos que empuñar son las armas espirituales, por ejemplo el Santo Rosario, arma formidable e infalible para ganar gloriosos despojos de los enemigos. Como Caballeros de la Purísima tenemos la obligación moral de rezar todos los días los cinco misterios del Rosario, y si podemos rezar más, tanto mejor, puesto que por medio de esta preciosa oración atraemos sobre nosotros la protección del Cielo y de la Virgen para acometer grandes empresas por la gloria de Dios y la salvación de las almas.

¡Ave María Purísima!

¡Sin pecado concebida!

Si desea ser Caballero de la Purísima y recibir estos mensajes por email, suscríbase haciendo CLIC AQUÍ