(Sección especialmente dedicada a los Apóstoles de la Divina Misericordia)

Actualizado el martes 19/DIC/17

Mensaje de Misericordia

La oveja perdida 

El Buen Pastor busca a la oveja perdida y, cuando la encuentra, hace una gran fiesta. Así también Dios Misericordioso busca al pecador que se ha alejado de su Corazón. Si nunca nos hemos alejado de Dios, ¡bendito sea Dios porque nos ha cuidado y no ha permitido que, pecando, nos alejemos de Él! Si en cambio fuimos una oveja perdida y ya el Señor nos encontró y nos volvió al redil, agradezcámosle infinitamente su misericordia. Pero si somos actualmente la oveja perdida, sepamos que el Señor no nos ha olvidado ni nos ha abandonado, sino que Él viene tras nuestras huellas y espera encontrarnos para acariciarnos y besarnos, y llevarnos sobre sus hombres a un lugar seguro, lejos de los lobos y donde hay alimentos sanos y no hay peligros. Dejémonos encontrar por Jesús, que es el Buen Pastor, que es la misma Misericordia. Entonces, si nos dejamos encontrar por Él, conoceremos la felicidad aquí en la tierra, y luego iremos a gozar de ella para siempre en el Cielo.

Jesús, en Vos confío.


Difunda este Mensaje de Misericordia, ya que Jesús ha prometido que:

“A las almas que propaguen la devoción a mi Misericordia, las protejo durante toda su vida como una madre cariñosa protege a su niño recién nacido y a la hora de la muerte no seré para ellas Juez sino Salvador misericordioso”.

“Las almas que adoren mi Misericordia y propaguen la devoción a ella invitando a otras almas a confiar en mi Misericordia, no experimentarán terror en la hora de la muerte. Mi Misericordia les dará amparo en este último combate”.

Si desea recibir estos mensajes por email, suscríbase a los Apóstoles de la Divina Misericordia haciendo CLIC AQUÍ

 

(Puede bajar el Diario completo en la sección Descarga de Archivos)