(Sección especialmente dedicada a los Apóstoles de la Divina Misericordia)

Actualizado el miércoles 9/AGO/17

Mensaje de Misericordia

No hay satisfacción fuera de Dios 

Dios debe ser todo para nosotros. Si esto no es así, es porque estamos en el camino equivocado. A veces nos dejamos engañar por las cosas materiales o los afectos desordenados a personas o cosas, y no reparamos en que solo Dios basta. En el Cielo gozaremos para siempre de Dios, de su bondad, y es necesario que ya desde este mundo comencemos a vivir para Él, pensando en agradarle y contentarle. Porque Dios nos creó por amor y ha formado nuestro corazón para Él, de manera que nuestro corazón solo será feliz cuando posea completamente a Dios. Pobrecitos los condenados al Infierno, que para siempre habrán perdido el fin de su existencia, el objeto de su amor, habrán perdido el Sumo Bien, a Dios, que es la Bondad infinita, la Felicidad perfecta y el Amor eterno. Demos gracias a Dios que todavía nos da tiempo para meditar estas cosas y rectificar el camino y convertirnos a Él.

Jesús, en Vos confío.


Difunda este Mensaje de Misericordia, ya que Jesús ha prometido que:

“A las almas que propaguen la devoción a mi Misericordia, las protejo durante toda su vida como una madre cariñosa protege a su niño recién nacido y a la hora de la muerte no seré para ellas Juez sino Salvador misericordioso”.

“Las almas que adoren mi Misericordia y propaguen la devoción a ella invitando a otras almas a confiar en mi Misericordia, no experimentarán terror en la hora de la muerte. Mi Misericordia les dará amparo en este último combate”.

Si desea recibir estos mensajes por email, suscríbase a los Apóstoles de la Divina Misericordia haciendo CLIC AQUÍ

 

(Puede bajar el Diario completo en la sección Descarga de Archivos)