(Sección especialmente dedicada a los Apóstoles de la Divina Misericordia)

Actualizado el miércoles 14/MAR/18

Mensaje de Misericordia

No tengamos miedo de Jesús 

Nunca debemos tener miedo de Jesús pues Jesús nunca da miedo. El miedo viene del pecado o de un conocimiento inexacto de Jesús, de Dios. Porque debemos saber que Jesús es la Bondad infinita y, si tenemos la desgracia de pecar, Él nos perdona con amor. Pero nosotros, después del pecado, muchas veces huimos del Señor y el demonio nos hace creer que Jesús no nos puede perdonar, que nos hemos hecho indignos del perdón. ¡Y esto no es así! Pues no hay pecado por grande que sea que no tenga perdón de Dios, si vamos con humildad a sus pies y nos confesamos con el sacerdote. Adán y Eva también tuvieron miedo después del pecado, se escondieron de la presencia de Dios. Pero ¿qué decir del enfermo que se esconde del médico que lo puede curar? Y cuando estamos enfermos con el pecado y nos escondemos del Médico que es Jesús, entonces agravamos la enfermedad. ¡No! ¡No tengamos nunca miedo del Señor y vayamos a sus pies y con amor pidámosle perdón y ayuda! Porque a Jesús lo hiere mucho la desconfianza de las almas, por eso confiemos plenamente en Él y en su Misericordia.

Jesús, en Vos confío.


Difunda este Mensaje de Misericordia, ya que Jesús ha prometido que:

“A las almas que propaguen la devoción a mi Misericordia, las protejo durante toda su vida como una madre cariñosa protege a su niño recién nacido y a la hora de la muerte no seré para ellas Juez sino Salvador misericordioso”.

“Las almas que adoren mi Misericordia y propaguen la devoción a ella invitando a otras almas a confiar en mi Misericordia, no experimentarán terror en la hora de la muerte. Mi Misericordia les dará amparo en este último combate”.

Si desea recibir estos mensajes por email, suscríbase a los Apóstoles de la Divina Misericordia haciendo CLIC AQUÍ

 

(Puede bajar el Diario completo en la sección Descarga de Archivos)