Actualizado el viernes 29/DIC/17

Mensaje sobre la oración 

Mensajes de María al Padre Gobbi, sobre el poder de la oración.

13-05-1982: "Si no se consigue aún resolver los más graves problemas para la Iglesia y para el mundo, a pesar de todos los medios humanos puestos en práctica, es señal de que debéis poner ya ahora toda vuestra confianza en la fuerza de la oración".

27-10-1988: "Orad siempre; orad más; orad con el Santo Rosario.

Con la oración podéis alcanzar todo del Señor.

Con la oración hecha Conmigo, vuestra Madre Celeste, podéis obtener el gran don del cambio de los corazones y de la conversión.

Cada día, con la oración, podéis alejar de vosotros y de vuestra Patria muchos peligros y muchos males". 

Comentario: 

Ya no hay tiempo para encuentros y proyectos, sino que estos son tiempos de emergencia, en que hay que empuñar las armas de la oración, porque con la oración podemos obtener todo de Dios, podemos aplazar los castigos tantas veces decretados por el Señor, y podemos hacer florecer sobre el mundo el tiempo de la Misericordia.

No perdamos tiempo en frivolidades y pasatiempos inútiles, sino tomemos el Rosario en nuestras manos y comencemos a rezar más, porque de nuestra oración depende no sólo nuestro destino temporal y eterno, sino también el destino de muchísimas almas.

Ya la Virgen en Fátima dijo a los pastorcitos que muchas almas iban al Infierno porque no había nadie que se sacrificara y rezara por ellas. Entonces es tiempo de tomarnos en serio este lamento de la Virgen, y comenzar una vida seria de oración y penitencia.

Hagamos oración con lo que más nos mueva. Si nos cansamos de rezar el Rosario, recemos la Coronilla de la Misericordia, o el Vía Crucis, u otras oraciones que más nos gusten y nos sean más fáciles, o simplemente hablemos con Dios y con la Virgen, diciéndoles que los amamos, o repitamos una y mil veces el acto de amor: JESÚS, MARÍA OS AMO, SALVAD LAS ALMAS, por el que Jesús ha prometido que cada vez que se dice, se salva el alma de un pecador y se repara por mil blasfemias.

Dios nos da muchos medios para rezar. Si no empleamos ninguno, entonces es señal de que estamos atrapados por el Maligno, que si no nos tiene del todo atrapados, muy pronto nos tendrá, porque quien no reza algo, antes o después terminará en manos de Satanás.

 

Si desea recibir estos textos periódicamente en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ