Actualizado el sábado 13/MAY/17

Mensaje de María del Rosario de San Nicolás con comentario

Dios nunca nos abandona

09-11-83                                             PM 015 

Me da a leer Éxodo C.25, V. 8,

También de dice: "Haz que te apoyen en lo que dices, quiero estar entre vosotros"

"Eres la elegida para la misión que te ha sido encomendada. El Señor nunca abandona a sus hijos, abogad la causa".

"Bienaventurados los que están conmigo". 

Éxodo 25,8: 

     8   "Me harán un Santuario y habitaré en medio de ellos". 

CUMPLID MIS PALABRAS.

Comentario: 

Dice la Virgen que el Señor nunca abandona a sus hijos. Y es así, pues muchas veces somos nosotros que con el pecado lo abandonamos, nos alejamos de Él; pero Él jamás se aleja de nosotros. Incluso cuando nos parece que Dios está ausente, que no nos escucha, Él siempre está muy cerca nuestro; y más todavía, Él está dentro nuestro, pues en Dios estamos, nos movemos y existimos. También la Virgen da una bienaventuranza y dice que son bienaventurados los que están con Ella. Así que felices nosotros los que tenemos un gran amor a María y estamos con Ella, ya somos felices desde la tierra y ¡qué felices seremos cuando la abracemos en la gloria para no separarnos nunca jamás de su Corazón!

María del Rosario de San Nicolás, ruega por nosotros.

Lea a través de Internet todos los mensajes dados por María del Rosario de San Nicolás - CLIC AQUÍ

 


Si desea recibir estos mensajes de María del Rosario de San Nicolás en su correo electrónico, por favor:
SUSCRÍBASE AQUÍ

 

(Puede descargar el libro con todos los mensajes y el Himno a la Virgen en la sección Descarga de Archivos)

Ver Medalla


Nos dice la Santísima Virgen María del Rosario de San Nicolás en su mensaje Nº 607, del 05/07/1985

Hija: En todas las ciudades, en todos los rincones, deben estar las palabras del Señor dichas a ti.

Nada debe esconderse, digo predicad, entonces predicadlo.

El Señor es la Ley, en el Cielo y en la tierra.

Amén. Amén.

En el Nº 786, del 24/01/1986, dice:

Hija mía: Mis mensajes deben ser leídos despaciosamente, para que puedan ser digeridos como Yo lo deseo.

Quiero que cada hijo, llegue a vivir en gracia de Dios y amándolo como El debe ser amado.

La debilidad del ser humano se agudiza en la medida en que se aleja de Dios; es por eso que en este tiempo, parece que estuviera venciendo el enemigo.

Si mis hijos comprendieran cuanto dice esta Madre, todo cambiaría.

Que entreguen sus cuerpos y sus almas al Señor, teniendo la seguridad que el Señor los salvará.

Amén, amén.

Y en el mensaje Nº 1585, del 26/12/1988, nos dice:

En estos tiempos, en que el veneno del maligno parece contaminarlo todo, el Señor, se manifiesta para que sea posible la salvación de las almas.

Estas palabras pueden llegar a debilitarse si se guardan, si no se extienden; deben ser anunciadas en toda la tierra.

Quiero oración, unión y fuerza en los espíritus, ya que ahí radica la eficacia del mensaje de esta Madre.

Hijos míos: Os invito a ser evangelizadores de vuestros hermanos.

Amén, amén.

Predícalo hija.