Actualizado el martes 19/DIC /17

Quince minutos con el Espíritu Santo

Templo del Espíritu Santo 

Espíritu Santo, yo soy tu templo, donde tú habitas por medio de la gracia santificante. Quiero que cada día mi cuerpo sea más puro para acogerte a ti con amor. Hoy el mundo hace de todo para contaminar la pureza del cuerpo y del alma, por eso te pido con todo mi corazón que me protejas de todo mal, para que conserve la gracia en mi alma y así tú puedas habitar gustoso en mi ser. Enséñame a hablar contigo que estás en lo profundo de mi alma y a obedecerte en todo. Quiero que seas mi mejor Amigo y Consejero. Inúndame con tus siete sagrados dones para que en cada momento sepa lo que Dios quiere de mí y lo lleve con prontitud a la práctica. ¡Estoy tan contento de que seas mi Gran Amigo! Contigo no temo a nada porque tú eres Dios, eres el Amor, eres la Fuerza, eres el Todo. Teniéndote a ti, lo tengo todo y nada me hace falta. A partir de hoy quiero hablar contigo en la soledad de mi habitación, cuando trabaje, cuando me divierta, y en todo momento, porque tú eres el Huésped perfecto y estás siempre dispuesto a escucharme y mueves mi corazón a los grandes deseos y a las grandes obras. ¡Te amo, Espíritu de Amor, y quiero ser cada día más tuyo y menos del mundo, del demonio y de la carne! De tu mano espero llegar a la cima del monte de la santidad. ¡Ven Espíritu Santo!


Debemos acostumbrarnos a hablar todos los días con el Espíritu Santo, pues Él es el Santificador de nuestras almas. Es por eso que hoy, 5 de junio de 2009, Primer Viernes de Mes, dedicado al Sagrado Corazón de Jesús, comienzo a publicar estos sencillos textos que tratarán de ser una ayuda en la conversación que mantendremos con el Divino Espíritu durante quince minutos diarios.

Con esta práctica nos acostumbraremos a hablar con el Espíritu Santo y con el paso del tiempo nuestro hablar con Él se hará ininterrumpido.

Ojalá estos textos den sus frutos y que cada vez amemos más al Espíritu de Dios

Ven Espíritu Santo,

ven por medio de la poderosa intercesión

del Corazón Inmaculado de María,

tu amadísima Esposa

Más sobre el Espíritu Santo...

 

Si desea recibir estos textos para hacer los QUINCE MINUTOS CON EL ESPÍRITU SANTO, por favor SUSCRÍBASE AQUÍ.