Actualizado el lunes 21/MAY/18

Quince minutos con el Espíritu Santo

Transforma las almas 

Espíritu Divino, te amo con todo mi corazón y te pido que transformes mi alma de miedosa en valerosa, de dudosa en decidida, porque Tú transformaste a los Apóstoles en el Cenáculo y a partir de que te recibieron en sus corazones, ellos fueron valientes testigos del Evangelio y llegaron hasta derramar su sangre por la Fe. Yo también quiero ser de su número y estar dispuesto a hacer todo por amor a Jesús y a María, por eso te pido que me infundas tus Siete Sagrados Dones para guiarme en la vida y dar testimonio de la Verdad. Cuando quiero hacer todo por mi cuenta, no consigo grandes avances; entonces quiero abandonarme en Ti, que Tú me transformes y trabajes en mi alma para hacerla santa, pues sé que la santidad no está tanto en hacer por propia cuenta, sino más bien en dejarte hacer a Ti, Espíritu Santo, en mi alma. Yo, por mi parte, pongo mi sincera voluntad de llegar a ser santo, y lo demás, todo lo demás lo dejo en tus manos. ¡Te amo, Espíritu de Amor, y te pido que me ilumines y guíes en mi vida!


Debemos acostumbrarnos a hablar todos los días con el Espíritu Santo, pues Él es el Santificador de nuestras almas. Es por eso que hoy, 5 de junio de 2009, Primer Viernes de Mes, dedicado al Sagrado Corazón de Jesús, comienzo a publicar estos sencillos textos que tratarán de ser una ayuda en la conversación que mantendremos con el Divino Espíritu durante quince minutos diarios.

Con esta práctica nos acostumbraremos a hablar con el Espíritu Santo y con el paso del tiempo nuestro hablar con Él se hará ininterrumpido.

Ojalá estos textos den sus frutos y que cada vez amemos más al Espíritu de Dios

Ven Espíritu Santo,

ven por medio de la poderosa intercesión

del Corazón Inmaculado de María,

tu amadísima Esposa

Más sobre el Espíritu Santo...

 

Si desea recibir estos textos para hacer los QUINCE MINUTOS CON EL ESPÍRITU SANTO, por favor SUSCRÍBASE AQUÍ.