Actualizado el sábado 11/AGO/18

Quince minutos con María

Quiero ser santo. 

María, quiero ser santo. Sé que ese es tu deseo también. Pero soy tan inconstante... Necesito de ti, de tu guía segura para llegar a lo más alto del monte de la santidad. Sé que no lo puedo conseguir de un día para el otro y por eso te pido que estés siempre a mi lado, a cada momento, porque soy débil y equivoco el camino muchas veces. Pero sé que si tú estás conmigo, todo será para mi bien, incluso las caídas me ayudarán a levantarme y tomar más impulso para santificarme. Contigo, María, no tengo miedo a nada, porque sé que eres todopoderosa por tu oración y porque Dios mismo te ha dado su poder para que lo uses para bien de nosotros, tus hijos. No permitas que me descorazone al ver mis defectos y debilidades. Que no me detenga nunca en el camino de perfección, porque sé que en este camino uno nunca se queda fijo en un punto sino que o avanza o retrocede. A mí a veces me da la sensación de que retrocedo. Por eso te pido Madre mía que conviertas todo el mal que hay en mi vida, en frutos de bien, pues tú eres como Dios, que sabe sacar el bien del mal. ¡Te amo, mamá del Cielo! ¡Cuídame!


Así como todos los días debemos tener por lo menos unos quince minutos de oración personal con Jesús, de ser posible frente al Santísimo Sacramento; así también es necesario que empleemos por lo menos quince minutos de nuestro día a tratar con nuestra dulcísima Madre la Virgen, de ser posible frente a una de sus imágenes benditas.

Es por eso que hoy, 25 de marzo de 2009, comienzo a publicar estos sencillos textos que tratarán de ser una ayuda en la conversación que mantendremos con Nuestra Señora durante esos quince minutos diarios.

Con esta práctica nos acostumbraremos a hablar con María y con el paso del tiempo nuestro hablar con Ella se hará ininterrumpido.

¡Ojalá estos textos den sus frutos y que cada vez amemos más a nuestra Madre del Cielo!

¡Ave María Purísima!

¡Sin pecado concebida! 

 

Si desea recibir estos textos para hacer todos los días los QUINCE MINUTOS CON MARÍA, por favor SUSCRÍBASE AQUÍ.