Actualizado el lunes 24/JUL/17

Quince minutos con María

Enséñame a amar. 

Madre mía, enséñame a amar como tú amas porque de esto depende que yo sea agradable a los ojos de Dios, pues toda la doctrina cristiana se centra en el mandamiento del amor, amor a Dios y al prójimo. Ayúdame a recordar que amar significa querer el bien del ser a quien se ama y que para amar a Jesús hay que cumplir sus mandamientos, pues ya dice Jesús en el Evangelio que quien lo ama guardará su palabra, y quien no cumple sus mandamientos, en realidad no lo ama. Pero como nadie da lo que no tiene, yo te pido, Madre mía, que me des tu amor así puedo comunicarlo a mis semejantes. Necesito sentirme amado por ti y que me concedas tus dulzuras maternas, porque soy un pobre niñito necesitado de los afectos de su Mamá. Entonces cumple tu función de Madre conmigo, dándome cariño y ternura, así yo también puedo dar cariño y amor a mis semejantes. Gracias Mamá del Cielo. ¡Te amo!


Así como todos los días debemos tener por lo menos unos quince minutos de oración personal con Jesús, de ser posible frente al Santísimo Sacramento; así también es necesario que empleemos por lo menos quince minutos de nuestro día a tratar con nuestra dulcísima Madre la Virgen, de ser posible frente a una de sus imágenes benditas.

Es por eso que hoy, 25 de marzo de 2009, comienzo a publicar estos sencillos textos que tratarán de ser una ayuda en la conversación que mantendremos con Nuestra Señora durante esos quince minutos diarios.

Con esta práctica nos acostumbraremos a hablar con María y con el paso del tiempo nuestro hablar con Ella se hará ininterrumpido.

¡Ojalá estos textos den sus frutos y que cada vez amemos más a nuestra Madre del Cielo!

¡Ave María Purísima!

¡Sin pecado concebida! 

 

Si desea recibir estos textos para hacer todos los días los QUINCE MINUTOS CON MARÍA, por favor SUSCRÍBASE AQUÍ.