Actualizado el miércoles 13/DIC/17

Rayos de Fe

Dios se da a conocer. 

El hombre, con la sola luz de la razón, jamás hubiera podido penetrar el misterio de Dios, que es Uno en Tres Personas distintas. Pero esto lo ha querido revelar Dios mismo, Él se ha querido dar a conocer.

¿Y por qué lo ha hecho? Porque Dios nos considera sus amigos, y el amigo revela su intimidad al amigo. Es más, Él nos ha adoptado como hijos, y un buen padre le confía todo a sus hijos.

Pero también es cierto que los hombres jamás podremos entender la esencia divina, ya que solo Dios mismo se comprende y conoce perfectamente, y ninguna mente humana ni angélica, ni ninguna inteligencia creada puede abarcar todo lo que es Dios.

Pero la que está más cerca en este conocimiento es la Santísima Virgen María que, después de Dios, es la criatura más perfecta e inteligente. Por eso debemos confiarnos ciegamente a María, que Ella nos guiará por el camino del conocimiento de Dios, y cuanto más conozcamos a Dios, más lo amaremos, porque su belleza irresistible nos arrebatará el alma y estaremos cada día más enamorados de Dios, y así cumpliremos sus Mandamientos, su Palabra, su Voluntad.

Dejemos de lado tanta ciencia vana y dediquemos la vida a conocer más a Dios, porque como dice el dicho: “Aquel que se salva sabe, y el que no, no sabe nada”. Porque lo más importante en nuestra vida es la salvación eterna de nuestra alma, y más fácilmente nos salvaremos cuando más amemos a Dios, y más lo amaremos cuanto más lo conozcamos, porque nadie ama lo que no conoce.

No perdamos tiempo frente al televisor y aprovechémoslo para conocer más a Dios, meditando sus atributos, sus perfecciones, leyendo el Evangelio y conociéndolo a través de lo que ha querido o permitido en nuestras vidas. También leyendo las vidas de los santos y obras espirituales que nos acercan más al conocimiento y al amor de Dios.

Si desea recibir estos textos periódicamente en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ
 

"¡Simón, Simón! Mira que Satanás ha solicitado el poder sacudirlos como trigo; pero yo he rogado por ti, para que tu fe no desfallezca. Y tú, cuando hayas vuelto, confirma a tus hermanos." (Lc 22, 31-32)

"Bien sabemos por qué perturbaciones están hoy agitados, en lo tocante a la fe, algunos grupos de hombres, los cuales no escaparon al influjo de un mundo que se está transformando enteramente, en el que tantas verdades son o completamente negadas o puestas en discusión. Más aún, vemos incluso a algunos católicos como cautivos de cierto deseo de cambiar o de innovar. La Iglesia juzga que es obligación suya no interrumpir los esfuerzos para penetrar más y más en los misterios profundos de Dios, de los que tantos frutos de salvación manan para todos, y, a la vez, proponerlos a los hombres de las épocas sucesivas cada día de un modo más apto. Pero, al mismo tiempo, hay que tener sumo cuidado de que, mientras se realiza este necesario deber de investigación, no se derriben verdades de la doctrina cristiana. Si esto sucediera -y vemos dolorosamente que hoy sucede en realidad-, ello llevaría la perturbación y la duda a los fieles ánimos de muchos." (Papa Pablo VI)

Es por eso que he creado esta sección, Rayos de Fe; como quien dice Rayos de Sol, es decir, rayos de luz que fortalezcan nuestra fe y la de muchos. En ella iremos repasando las verdades fundamentales de nuestra Santa Religión Católica, tomando como referencia los artículos del Credo del Pueblo de Dios, compuesto por el Papa Pablo VI.

Esta sección es creada el 29 de junio de 2009, solemnidad de los Santos Pedro y Pablo, apóstoles, a quienes se la encomendamos.