Actualizado el lunes 16/OCT/17

Reflexión mariana

María es su Madre 

Cuando leemos el Evangelio vemos que había gente que amaba y seguía a Jesús, y otro grupo que lo odiaba y lo perseguía. ¿Pero pensamos en el Corazón de María, su Madre, el efecto que tendrían estos sentimientos diversos hacia su Jesús? Ella hubiera querido que todo el mundo le amase. Pero ya Simeón le había profetizado que ese su Hijo sería signo de contradicción y que una espada de dolor atravesaría su alma. Nosotros siempre pensamos en los sufrimientos de Jesús, que ciertamente fueron enormes. Pero, ¿pensamos en los sufrimientos de su Madre, de saber que su Hijo estaba destinado a la muerte y muerte atroz? Compadezcamos el Corazón de María y demos frutos de conversión y santidad por tanto dolor que Ella padeció por nosotros, pecadores.

Si desea recibir estas Reflexiones marianas en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ