Actualizado el sábado 9/DIC/17

Reflexión mariana

María sostenía a su Hijo con la oración 

Jesús era el que hacía milagros, pero había detrás de Él una Madre que oraba día y noche por el Hijo y le daba fuerzas para realizar esos prodigios. Así como María le obtuvo el ángel del consuelo en el Getsemaní, así también su oración lo ayudó a vencer las tentaciones en el desierto y a mantenerse firme en su vida pública, pues María es la nueva Eva que debe acompañar en todo al nuevo Adán, que es Cristo. Así también María, ahora, nos sostiene con su oración para que podamos realizar la misión que cada uno de nosotros tiene en este mundo, y al final podamos ir al Cielo y estrechar en nuestros brazos a nuestra divina Madre que tanto nos ha ayudado en todo.

Si desea recibir estas Reflexiones marianas en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ