Actualizado el domingo 29/OCT/17

Reflexionando con la Biblia

El hombre Rey. 

Formados, pues, de la tierra todos los animales del campo y todas las aves del cielo, los hizo Yahvé Dios desfilar ante el hombre para ver cómo los llamaba, y para que el nombre de todos los seres vivientes fuese aquel que les pusiera el hombre. Así, pues, el hombre puso nombres a todos los animales domésticos, y a las aves del cielo, y a todas las bestias del campo; mas para el hombre no encontró una ayuda semejante a él. (Génesis 2, 19-20) 

Reflexión: 

El hombre puso nombres a los animales y a todos los seres vivientes, indicándonos con ello el predominio que el hombre tenía y tiene en  cierta manera sobre la creación. Por lo menos antes del pecado original, el hombre era el Rey del mundo y todas las cosas le estaban sometidas. Pero el hombre se encuentra solo en esta creación, porque no encuentra una ayuda adecuada, es decir, que los animales y seres vivientes están a una gran distancia del hombre, que es semidiós por la gracia que lo adorna. El hombre no viene del mono, sino que fue creado por Dios y, en su estado original, antes del pecado, era poco menos que Dios. No podemos ni siquiera imaginar cómo era el hombre antes del pecado, ¡de tantas gracias y dones que tenía y de semejante belleza! La culpa ha hecho un terrible desastre en el hombre, en la raza humana, que el Verbo vino a rescatar de las manos del Maligno, que fue quien la sometió.

Si desea recibir esta Reflexión en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ