Actualizado el miércoles 21/MAR/18

Reflexionando con la Biblia

La Tentación. 

La serpiente, que era el más astuto de todos los animales del campo que Yahvé Dios había hecho, dijo a la mujer: “¿Cómo es que Dios ha mandado: ‘No comáis de ningún árbol del jardín’?” Respondió la mujer a la serpiente: “Podemos comer del fruto de los árboles del jardín; mas del fruto del árbol que está en el medio del jardín, ha dicho Dios: ‘No comáis de él, ni lo toquéis, no sea que muráis’. Replicó la serpiente a la mujer: “De ninguna manera moriréis; pues bien sabe Dios que el día en que comiereis de él, se os abrirán los ojos y seréis como Dios, conocedores del bien y del mal”. (Génesis 3, 1-5) 

Reflexión: 

El error de Eva fue el de dialogar con el Tentador. Nunca se debe dialogar con la tentación, sino que hay que guardar silencio, orar para que Dios nos defienda, ya que es el Único que puede derrotar al Maligno, y solo hablar con las palabras de Dios, con palabras de la Biblia, ya que el demonio no las soporta. El demonio no ha cambiado su táctica, porque no puede cambiar ya que está congelado en el mal y siempre actúa de la misma manera. Veamos cómo comienza con inducir a Eva a que piense que Dios es cruel por no dejarles comer de ningún árbol, es decir, el diablo siempre quiere que desconfiemos de Dios. Él nos sugiere siempre que Dios es cruel y que ha puesto los Diez Mandamientos solo para hacernos sufrir y no por nuestro bien sino porque Dios es malo. Pero el Malo es el demonio, y nunca debemos prestarle oídos y siempre confiar en Dios a pesar de todas las apariencias, porque el Maligno es el origen de todo mal y de Dios nunca puede venirnos ningún mal, así que las órdenes de Dios son santas y son siempre para nuestro propio bien, porque Dios no actúa por su interés, ya que Él no necesita de nada ni de nadie para ser feliz, sino que si ordena algo es por nuestro bien, para que nos salvemos. Entonces ¡qué importante es la confianza en Dios!

Si desea recibir esta Reflexión en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ