Actualizado el sábado 13/MAY/17

Ser santos

¿El tiempo es oro?

Una máxima del mundo, muy conocida, es la siguiente: “El tiempo es oro”. Pero para el cristiano no es así, sino que se convierte en esta otra: “El tiempo es gloria”. Y justamente es así porque para un cristiano cada momento de su vida es una oportunidad de ser mejor, de ser santo, y de aumentar así la gloria que recibirá en el Cielo.

¿Pero los cristianos de ahora tienen esta visión sobrenatural del tiempo? ¿O más bien malgastan el tiempo en vanidades y en distracciones que no ayudan a ser santos sino que más bien obstaculizan a dicho fin?

Es tiempo de dar más valor al tiempo, recordando que la única vida que tenemos es esta que vivimos ahora, y recordar que luego viene la muerte y con ella el Juicio y la eternidad, donde recibiremos los premios o castigos que hayamos merecido en este mundo.

No hay vuelta atrás, y el tiempo que se va no vuelve. No seamos como esos insensatos que de la fortuna que tienen en sus manos, acaban haciendo miseria, sino aprovechemos bien el tiempo, dando por supuesto un momento a la diversión y al esparcimiento, pero tomándonos la vida muy en serio, porque Cielo o Infierno son lo bastante serios y no podemos tomarnos las cosas en broma y andar despreocupados por esta vida.

No existe la reencarnación, esa es una patraña del demonio, para hacernos creer que tendremos otras posibilidades. ¡No! El hombre vive una sola vez, muere una sola vez y es juzgado para siempre y se le fija un destino eterno que nunca cambiará, mientras Dios sea Dios.

Reflexionemos cómo es que estamos utilizando el tiempo de vida que tenemos y, si encontramos que hay deficiencias y que despilfarramos el tiempo inútilmente, cambiemos el rumbo porque todavía estamos a tiempo.

Si desea recibir estos textos en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ