Actualizado el sábado 21/OCT/17

Vuelve a empezar   

No mirar hacia atrás.

La esposa de Lot, por curiosidad para ver los castigos sobre Sodoma, miró hacia atrás, e inmediatamente se convirtió en estatua de sal. Éste es un aviso que nos da el Señor, que también nos ha dicho en el Santo Evangelio que quien pone la mano en el arado y mira hacia atrás, no sirve para el Reino de Dios.

¡Cuántas veces el pasado, el recuerdo de cosas pasadas, nos atrofian para vivir bien el presente! Como si de alguna manera pudiéramos corregir algo del pasado. ¿Acaso creemos por ventura que podemos cambiar algo de lo que ya fue? Entonces, ya que no podemos, dejémoslo en las manos de Dios y lancémonos hacia adelante, con todas nuestras fuerzas, en la situación que nos encontremos, que Dios nos proveerá de lo necesario y nuestra cruz se hará llevadera, y quizás, cuando menos lo pensemos, tal vez el Señor nos la quite del todo o en gran parte.

Ya el Señor nos ha dicho que su yugo es llevadero y su carga liviana, pero nosotros lo hacemos más pesado de lo que es, con todas nuestras preocupaciones que nos amargan la existencia. Y no sólo nos amargamos nosotros, sino que de rebote hacemos amargar a los demás y causamos dolor.

Hagamos lo posible por empezar de nuevo. Como decían un dicho popular: “Borrón y cuenta nueva”. No es fácil hacerlo. Es fácil decirlo, pero tenemos que empeñarnos en comenzar a practicarlo hoy mismo, ya mismo, y ser felices, porque cuando empecemos a practicar esto de mirar sólo hacia adelante, entonces estaremos contentos, sabiendo que Dios nos cuida.

Si desea recibir estos textos en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ
 

 

Sección creada el domingo 28 de Octubre de 2012 - Fiesta de los Santos Simón y Judas, apóstoles.