Anotaciones del día: Cada uno de nosotros tiene a su ángel custodio que está día y noche cuidándonos. ¿Hablamos con él, le pedimos que nos ilumine? Porque su intervención está muy condicionada a que nosotros lo invoquemos. Él más actúa, cuanto más lo invocamos.