Actualizados el miércoles 12/ENE/22

APUNTES DE CATECISMO

Belleza de Dios.

41      Todas las criaturas poseen una cierta semejanza con Dios, muy especialmente el hombre creado a imagen y semejanza de Dios. Las múltiples perfecciones de las criaturas (su verdad, su bondad, su belleza) reflejan, por tanto, la perfección infinita de Dios. Por ello, podemos nombrar a Dios a partir de las perfecciones de sus criaturas, "pues de la grandeza y hermosura de las criaturas se llega, por analogía, a contemplar a su Autor" (Sb 13,5).

Comentario:

A veces quedamos embelesados mirando un rostro hermoso. Nos quedaríamos horas mirándolo sin cansarnos. ¡Y qué bello es el rostro de nuestra madre, por lo bondadoso y cariñoso! Pues bien Dios es la Belleza infinita y es la Bondad infinita. Si nos pusiéramos a pensar de vez en cuando quién es Dios y qué es Dios, que es el Todo y la Perfección infinita, no cometeríamos tan fácilmente el pecado, sabiendo que éste nos separa de Dios y, si morimos en ese estado, quedaremos separados de Él para toda la eternidad. Todos hemos sentido una gran angustia cuando nos han separado la distancia o la muerte de algún ser muy querido. Pues pensemos entonces lo tremendo que debe ser la separación de Dios para un alma que se condena. Por eso estamos a tiempo de convertirnos y de hacer méritos para ir a gozar de Él para siempre.

Si usted quiere recibir estos apuntes por correo electrónico, por favor:
SUSCRÍBASE AQUÍ

Aquí transcribo unas palabras del fallecido Obispo Manuel González, que nos hablan de la importancia del Catecismo:

"Decía yo en el año 33 en plena república laica: Al grito de moda oficial de "¡Nada de Catecismo!", que muchas veces se traduce en "¡Todo contra el Catecismo!", no creo que haya católico ni católica de veras, y, a fuer de tal, enterado y persuadido de lo que es y vale su Doctrina, que no oponga con todo su corazón el suyo de "¡Todo por el Catecismo!"

Nuestro deber y nuestra conciencia de católicos nos dicen que, no solamente hay que suplir el Catecismo que deja de enseñarse en las escuelas laicas oficiales, sino que hay que inundar a las almas de chicos y grandes con enseñanzas de Doctrina cristiana.

¿Quién, que quiera un poco, no más, a su Religión y a su Patria puede impasible ver venir generaciones, irreligiosas, sin temor ni esperanza, sin fe ni conciencia, sin ley de Dios ni freno de respeto a la Autoridad de los hombres que de Él viene?

Repito hoy en plena recristianización de España: hay que dar Catecismo a todos y mientras más mejor y en todas las formas que la conciencia, el celo y el ingenio dicten porque quedan muchos laicos y muchos emboscados, y la salvación completa no puede venir sino del Catecismo bien sabido y practicado."