Actualizado el miércoles 29/SEP/21

Cartas de San Pablo.

Valor de la Gracia.

Habiendo, pues, recibido de la fe la justificación, estamos en paz con Dios, por nuestro Señor Jesucristo, por quien hemos obtenido también, mediante la fe, el acceso a esta gracia en la cual nos hallamos, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. (Rm 5, 1-2). 

Comentario: 

No tenemos noción de lo que vale la gracia divina que nos obtuvo Jesucristo con su Pasión, Muerte y Resurrección. No caemos en la cuenta de la importancia que tiene la gracia de Dios en nuestra vida, porque si fuéramos más conscientes de ello, no cometeríamos tan fácilmente el pecado. La gracia de Dios es todo. Un hombre sin gracia está muerto para el Cielo. Un hombre en pecado mortal lo ha perdido todo, pues al perder la gracia santificante, con ella lo perdió todo, aunque exteriormente parezca que sigue igual que siempre, en realidad está Muerto y si muere en ese estado se condenará para siempre en el Infierno. ¡Terrible cosa es perder la gracia, es perderlo todo! Evitemos el pecado y, si tenemos la desgracia de cometerlo, confesémonos cuanto antes para recuperarla, pues todo lo que hacemos en pecado mortal no tiene valor para el Cielo.

¡San Pablo, ruega por nosotros!

Si desea recibir estos textos en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ