Actualizado el miércoles 24/AGO/22

Cartas de San Pablo.

La ayuda de la gracia.

La ley, en verdad, intervino para que abundara el delito; pero donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia; así, lo mismo que el pecado reinó por la muerte, así también reinará la gracia en virtud de la justicia para vida eterna por Jesucristo nuestro Señor. (Rm 5, 20-21). 

Comentario: 

Porque cuando uno Sabe qué es pecado y, a pesar de ello lo comete, entonces peca, porque conoce lo que está bien y lo que está mal, y hace lo que está mal. Así, con la Ley, los hombres conocían lo que estaba mal y lo hacían, y nadie cumplía la Ley completamente, pues todos eran pecadores. Así vino Cristo a dar fuerza para poder cumplir la Ley, porque nos trajo la Gracia santificante y, si alguno cae en pecado, puede recuperar la gracia a través de la confesión sacramental y volver al combate y a tratar de ser más fiel en el porvenir. Solo que no debemos desanimarnos si caemos una y más veces, sino siempre levantarnos, pidiendo ayuda al Señor y poniendo los medios para no volver a caer.

¡San Pablo, ruega por nosotros!

Si desea recibir estos textos en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ