Actualizado el sábado 6/OCT/18

Cartas de San Pablo.

Ley escrita en el corazón.

En efecto, cuando los gentiles, que no tienen ley, cumplen naturalmente las prescripciones de la ley, sin tener ley, para sí mismos son ley; como quienes muestran tener la realidad de esa ley escrita en su corazón, atestiguándolo su conciencia, y los juicios contrapuestos de condenación o alabanza para el día en que Dios juzgará las acciones secretas de los hombres, según mi Evangelio, por Cristo Jesús. (Rm 2, 14-16). 

Comentario: 

Quedémonos con una frase solamente: “El día en que Dios juzgará las acciones secretas de los hombres”. ¡Cuántas sorpresas nos vamos a llevar en el Día del Juicio! Veremos tal vez a los que parecían que eran muy cumplidores de los Mandamientos, condenados por Dios; y a algunos que eran aparentemente malas personas, tal vez entre los salvados y santos. Por eso es necesario que no juzguemos a nadie para no ser juzgados, como lo aconseja Jesús en el Evangelio, porque con la misma medida con que midamos a los otros, seremos medidos nosotros. Recordemos que Dios juzgará nuestras acciones y pensamientos más secretos y todo quedará expuesto ante la humanidad entera. Día terrible de vergüenza eterna para los pecadores que hayan muerto tales. Día de alegría sin fin para los que vencieron a la Bestia y siguieron los Diez Mandamientos de la Ley de Dios.

¡San Pablo, ruega por nosotros!

Si desea recibir estos textos en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ