Actualizado el jueves 22/JUL/21

Catequesis mariana

María nos lleva a Jesús. 

La salvación consiste en conocer y aceptar a Jesús, y María nos lleva directamente a Jesús, su Hijo amado, y así estamos seguros de alcanzar la salvación.

Porque María es la criatura que está más unida a Dios, y la que está más unida a Jesús; y Ella, lo que recibe de nosotros no se lo guarda para sí, sino que lo transmite inmediatamente a su Hijo, a Dios.

Como sucedió cuando María visitó a Isabel y ésta la ensalzó, alabándola por haber creído, y entonces María no guardó para sí la alabanza sino que enseguida alabó a Dios con el Magníficat.

También nosotros, cuando rezamos, especialmente el Santo Rosario, alabamos a María que, sin demora alaba a Jesús, a Dios, y entonces así nuestra oración se hace más poderosa porque pasa por el Corazón y los labios de María, y así el Padre eterno la recibe con benevolencia y nos concede, por manos de María, todo lo que le pedimos para nosotros o para nuestros prójimos.

¡Bendita sea María, que es la que nos lleva de la mano a su divino Hijo, y nos hace fácil el camino que, de otra forma, sería muy difícil y casi imposible!

Si desea recibir esta Catequesis mariana periódicamente en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ
 

«¡De Maria numquam satis!: ¡De María nunca se dirán bastantes cosas!».