Actualizado el martes 20/NOV/18

Catequesis mariana

Quien ama a María, vence. 

María es la enemiga personal de Satanás, y quien ama realmente a María, vence a todo el Infierno, al mundo y a sus pasiones desordenadas. Si María nos mostrara aunque sea un poco de su belleza y virtud, quedaríamos tan arrebatados que no podríamos ya vivir sin Ella, sin verla. Si en el Cielo solo estuviera María, ya seríamos eternamente bienaventurados porque ver a María es la delicia hasta del mismo Dios. Pensemos un poco. Si Dios, que es la Belleza infinita, se complace y goza en contemplar a María, ¿qué será para nosotros el verla? Será el colmo de la felicidad, será, será... No podemos decir ni imaginar lo que será, pues solo quien participa de esa beatitud es capaz de entenderla ya que las palabras son insuficientes para explicar estas cosas celestiales. Amemos a María, que Ella se encargará de llevarnos directo al Corazón de Dios y nos defenderá de todo ataque satánico y maléfico. Así como Jesús ha dicho que nadie puede arrebatar nada de las manos del Padre, así también podemos decir que nadie puede arrebatar nada de las manos de María; por eso si nos entregamos a Ella, si nos ponemos en sus manos, estamos más que seguros y obtendremos la salvación anhelada.

Si desea recibir esta Catequesis mariana periódicamente en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ
 

«¡De Maria numquam satis!: ¡De María nunca se dirán bastantes cosas!».