Consejo de hoy: Hoy es el día propicio para escuchar la voz de Dios que nos llama a la conversión. No esperemos a mañana para convertirnos, porque nadie tiene asegurado el día de mañana, sino sólo el día presente.