(Sección especialmente dedicada a los Apóstoles de la Divina Misericordia)

Actualizado el jueves 31/ENE/19

Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,
"La Divina Misericordia en mi alma", con comentario

Dios premia por el sufrimiento.   

90    Un día vi. interiormente lo mucho que iba a sufrir mi confesor.  Los amigos lo abandonarán y todos se opondrán a usted y las fuerzas físicas disminuirán.  Lo vi. como un racimo de uva elegido por el Señor y arrojado bajo la prensa de los sufrimientos, su alma.  Padre, en algunos momentos estaré llena de dudas respecto a mi y a esta obra.  Y vi como si Dios Mismo le fuera contrario, y pregunté al Señor ¿por qué se portaba así con el?, como si le dificultara lo que le encomendaba.  Y el Señor dijo: Me porto así con el para dar testimonio de que esta obra es Mía.  Dile que (38) no tenga miedo de nada, Mi mirada esta puesta en él, día y noche.  En su corona habrá tantas coronas cuantas almas se salvaran a través de esta obra.  Yo no premio por el éxito en el trabajo sino por el sufrimiento. 

Comentario: 

Dice Jesús a Sor Faustina: “Yo no premio por el éxito en el trabajo sino por el sufrimiento”. ¡Cuánta luz nos da esto sobre nuestra vida! No hay que buscar los sufrimientos y cruces, pero cuando nos lleguen, no los desperdiciemos rebelándonos y refunfuñando, pues es el medio con el que nos purificamos y santificamos nosotros y, además, ayudamos a salvar a muchas almas. Jesús en muchas revelaciones ha dicho que Él está muy especialmente cerca del que sufre por algo. Por eso debemos estar tranquilos si Dios de vez en cuando o bastante seguido nos envía algunas cruces, eso es señal de que nos aprecia, nos ama, y quiere que seamos otros Jesús en la Tierra.

Jesús, en Vos confío.

Si desea recibir estos mensajes por email, suscríbase a los Apóstoles de la Divina Misericordia haciendo CLIC AQUÍ