(Sección especialmente dedicada a los Apóstoles de la Divina Misericordia)

Actualizado el martes 13/SEP/22

Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,
"La Divina Misericordia en mi alma", con comentario

Amor y confianza

94 Oh Señor mío, incendia mi amor hacia Ti, para que entre tormentas, sufrimientos y pruebas, no desfallezca mi espíritu.  Tú ves que débil soy yo.  El amor lo puede todo. 

Comentario: 

Hoy nos toca comentar un corto párrafo de Sor Faustina, pero en él están contenidas grandes verdades. Primero: la desconfianza que debemos tener en nosotros mismos ya que somos muy débiles y necesitamos siempre la ayuda de Dios para salir victoriosos de las pruebas de la vida. Y si debemos desconfiar de nosotros mismos, ¿dónde tenemos que poner nuestra confianza? En Dios y en su Madre. Nunca confiaremos demasiado en Ellos. Por eso ejercitémonos todos los días en esta confianza de niñitos en sus brazos. Y lo segundo es el amor, amor a Dios y al prójimo en Dios. Hoy se habla mucho de amor al prójimo pero se deja de lado a Dios, y eso está muy mal. El verdadero amor debe ir dirigido primero a Dios, y por amor a Dios amar al prójimo, si no no es amor verdadero. Eso es lo que busca Dios de nosotros: que lo amemos. Recordemos que a la Magdalena se le perdonó mucho porque amó mucho. Por eso amemos con todas nuestras fuerzas a Dios y, aunque estemos ya con un pie en el infierno, seremos salvados por Dios.

Jesús, en Vos confío.

Si desea recibir estos mensajes por email, suscríbase a los Apóstoles de la Divina Misericordia haciendo CLIC AQUÍ