Actualizado el miércoles 19/DIC/18

Diario vivir

No nos engañemos. 

No nos engañemos, al Cielo irán los que cumplen los Diez Mandamientos y se quedarán afuera los que no los cumplen.

Hoy parece que todo está permitido y que los Diez Mandamientos ya están en desuso. Pero no piensa así Dios, y de Dios nadie se puede burlar impunemente.

Llegó el momento de que vivamos bien nuestro catolicismo, nuestro cristianismo, porque no se puede decir uno cristiano, si no quiere cumplir lo que Dios manda, lo que Cristo ha ordenado.

Hoy muchos quieren pasar por buenos y hasta ejemplares, y hacen lo que se les da la gana, en abierta oposición con las enseñanzas de Jesús y de la Iglesia Católica.

El sexto mandamiento: “No cometer actos impuros”, tiene hoy el mismo valor que siempre, y quien no lo cumple no está en la verdad y sus acciones son malas, dignas del Infierno.

Si pecamos, no digamos que el pecado es bueno y que hay que cumplirlo y seguir haciéndolo, sino tratemos de enmendarnos y arrepentirnos, porque el demonio es muy vivo y nos hace creer que todo está permitido y que todo vale.

Hoy los homosexuales quieren hacernos creer que eso está bien y que hay que hacerlo, e incluso se la dan de católicos o hasta de santos, de forma que pareciera que los equivocados son todos los demás.

No es pecado ser homosexual, el pecado está en no ser casto, porque todos los hombres y mujeres estamos llamados a la castidad y a cumplir el sexto mandamiento: “No cometer actos impuros”; y la relación sexual solo es querida por Dios cuando está abierta a la procreación y cuando se produce dentro del matrimonio, todo lo demás es pecado.

Muchos quisieran cambiar la Ley de Dios y hacer lo que se les da la gana. Pero Dios no cambia y lo que está escrito, escrito queda. Y aunque todo el mundo vaya al revés, Dios ve y sabrá juzgar a cada uno según sus obras y no según lo que diga uno o la mayoría y los perversos medios de comunicación en manos de Satanás.

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Si desea recibir estos textos en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ
 

"Porque aquel que se salva sabe, y el que no, no sabe nada."