Actualizado el lunes 30/MAY/22

Diario vivir

Estamos tan apurados... 

En esta vida moderna estamos y andamos tan apurados, que nos olvidamos de socorrer a los que sufren y caen a nuestro lado, moribundos, sufrientes, desilusionados.

Hay un ejemplo muy lindo en el Evangelio, en la parábola del Buen Samaritano, que es ejemplo de lo que no debemos hacer. Porque a veces sucede que hasta estamos en las cosas de Dios, rezamos, vamos a Misa, comulgamos, pero nos olvidamos de socorrer a los pobres, a los enfermos, de enseñar al que está en la oscuridad de la ignorancia. Y entonces procedemos como ese sacerdote y ese levita de la parábola, que al ver al hombre herido, pasaron de largo; en cambio el samaritano lo socorrió.

También nosotros debemos seguir con las prácticas religiosas, pero dándole un corazón compasivo y misericordioso, para que esas prácticas nos lleven a ser más buenos y caritativos, ayudando a quien lo necesita.

A veces nos olvidamos hasta de nuestros propios parientes que sufren, y como la caridad bien entendida comienza por casa, es bueno que reveamos esa situación y pensemos si no podemos hacer algo al respecto para mejorar.

Tenemos que ser buenos y misericordiosos, porque nos conviene a nosotros mismos, puesto que Dios ha prometido que será misericordioso con quien haya practicado la misericordia.

No nos olvidemos que las apariencias engañan, y que en el pobre que nadie quiere, está Jesús en persona, y lo que le hacemos al pobre, se lo hacemos al mismo Cristo.

Tengamos presente que si ahora despreciamos y no socorremos a los pobres y necesitados, serán ellos los que estarán en la puerta del Cielo, esperándonos, para decirle al Señor que no nos deje pasar y que nos eche a las tinieblas.

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Si desea recibir estos textos en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ
 

"Porque aquel que se salva sabe, y el que no, no sabe nada."