Actualizado el lunes 5/SEP/22

Dios es bueno y nos ama

Mano contraída. 

Los artistas que han pintado o esculpido la mano izquierda de Jesús crucificado, como cerrada en un puño, no se han equivocado, porque parece ser que los agujeros en la cruz no estaban hechos a la medida de Jesús, y luego de clavarle la mano derecha en la muñeca, a pesar de estirarle los brazos, no pudieron clavarle la mano izquierda sino en el centro de la palma, con lo que la mano izquierda bendita quedó contraída en un puño, pero fue involuntario por parte del Señor.

También eso suele suceder en la realidad porque Dios no quiere castigar a los hombres, pero lamentablemente lo obligamos a que nos castigue. Los castigos le duelen más a Dios que a nosotros. Pero Dios sabe que no puede dejar sin corregirnos porque nos ama y es por nuestro bien.

No obliguemos a Dios a que nos reprenda o castigue, sino vivamos de tal manera que seamos agradables a Él en su presencia, porque Dios es bueno y nos ama, y sólo castiga cuando se ve obligado a hacerlo.

Recordemos esto de la mano izquierda de Jesús en la cruz, y besémosla para que seamos dóciles a las manos del Señor, ya sea que nos trate con benevolencia o con rigor, siempre es su amor el que mueve esas benditas manos, que un día besaremos en el Cielo hasta consumirnos.

¡Bendito sea Dios!

Si desea recibir estos textos en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ
 

En esta sección creada el 11 de Julio de 2011, memoria de San Benito abad, iremos meditando sobre la bondad de Dios y el amor que Él tiene hacia nosotros. Porque no hay nada que ayude más en la vida espiritual que el sabernos amados por Dios en todas las circunstancias, confiando en que Él es la Bondad infinita y que de Él no puede venirnos nunca ningún mal.