Actualizado el jueves 20/ENE/22

Ejemplos de la protección del Escapulario del Carmen

Protección contra las insidias diabólicas

 

Ejemplo 25.

 

Narra el Santo Cura de Ars que en cierta ocasión se le acercó una joven muy preocupada. Le contó que un día fue a un baile con unas amigas. Allí había un joven, apuesto y galán, que bailó con varias de ellas. Cuando le tocó su turno, el galán la rechazó violentamente y cada vez que trató de acercarse a él le sucedía lo mismo.

Entonces el santo le dijo que aquel joven era el diablo. Y cuantas bailaron con él estaban en pecado. En cambio a ella la rechazó porque llevaba consigo el Escapulario del Carmen.

 

Ejemplo 26.

 

El venerable Francisco de Yepes (+1607), hermano de San Juan de la Cruz, muy atracado por el demonio, oyó decir con enormes bramidos a uno de ellos mientras salía de un poseso: “Tres cosas hay que nos hacen mayor guerra que ninguna otra cosa: el Sacratísimo nombre de Jesús, el dulcísimo nombre de María y el Escapulario del Carmen, que es llevado por todos y en todas partes”.

Leer más sobre el Escapulario