Actualizado el sábado 4/JUN/22

Ejemplos de la protección del Escapulario del Carmen

Presunción de quien abusa del Escapulario

 

Ejemplo 30.

 

Un hombre excusaba abiertamente su perversa vida, jactándose de usar el Escapulario y reivindicaba para sí la certeza de la salvación, al mismo tiempo que escandalizaba al prójimo con sus abominables excesos.

Perseveró en esta presuntuosa creencia hasta que fue sorprendido por la muerte. Entonces, aquellos a quienes había escandalizado fueron testigos de un acontecimiento terrible: al avecinarse la muerte, el infeliz pensó que el Escapulario era la causa de su angustia. Clamó dolorosamente que el Escapulario lo quemaba. Y en un último y supremo esfuerzo, se lo arrancó, tirándolo lejos... Y así, sin la protección de ese escudo de salvación, fue a encontrarse con el Divino Juez...

 

Ejemplo 31.

 

Una joven, hija de padres piadosos pero débiles, insistió para que la dejasen ir a un baile de Carnaval. Éstos le rogaron en todas las formas posibles que no fuese, pero ella hizo oídos sordos.

Llegado el día, la joven se preparaba para salir de casa, toda disfrazada y enmascarada, cuando la madre la abordó:

–Hija mía, ¿llevas el Escapulario?

–¿Qué cosa, madre?– respondió la joven malhumorada. ¿Crees que yo iría a un baile con el Escapulario?... No voy a la iglesia.

–Pero, hija, ¿si te pasa algo?

–Mira, mamá, si pasa, ¡que pase! Y sin más partió.

En el momento en que entraba en el salón de baile, hubo un tiroteo entre dos personas y una bala perdida la alcanzó directamente en el corazón...

Leer más sobre el Escapulario