Actualizado el martes 23/JUN/20

Ejemplos del rezo diario de las tres Avemarías

Ejemplo 1.

13 de enero de 1968

Rvdo. P. Luis Larrauri, C. SS. R.

Reverendo Padre:

Necesito escribirle. No puedo callar.

¿Por qué...?

¡Porque de la abundancia del corazón, habla la lengua! Y es tanta la gratitud que debo a la Virgen Santísima, que no puedo represar mis sentimientos y tengo como una necesidad imperiosa de contar, de proclamar, de exaltar las bondades de la Virgen María.

¿Que qué le debo?

Pues todo...

Estuve en peligros de muerte, y me salvó.

Deseaba luces para mis estudios, y me las concedió.

Anduve al margen de la Ley de Dios, y me sacó del extravío, mediante la gracia extraordinaria eficaz de la conversión.

¿Y sabe, Padre, cómo y por qué conseguí todo esto?

Porque desde niño y todos los días –¡aun en los días “malos”!– la invoqué rezando las tres Avemarías, con las que le recordaba el gran poder, sabiduría y amor que le concedieron el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo...

Tengo la firme convicción –formada a fuerza de experiencia personal y observación de lo ocurrido a otros– de que esta práctica de piedad diaria libra del mal... Aparta de la impureza, consuela en el dolor, alienta en las tribulaciones, ayuda en las necesidades, convierte al pecador, mejora incluso a los justos.

¡Por esto mis ganas de gritar a todas las gentes: “Para vuestro bien, no descuidéis ningún día el rezo de las tres Avemarías”!...

Besa su mano.

Vicente-Jesús de España.

Practique y difunda esta devoción siendo Apóstol de la Inmaculada - CLIC AQUÍ

 

Leer más sobre esta devoción