Actualizado el martes 30/MAR/21

Enseñanzas del Evangelio

Miradas.

 

Han oído que se dijo: No cometerás adulterio. Pues yo les digo: Todo el que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón. (Mt 5, 27-28) 

Enseñanza: 

Los pecados de pensamiento también son pecados, y generalmente se llega al acto del pecado porque primero se pecó con el deseo y el pensamiento.

¿Quién puede medir el número de pecados de esta humanidad que está tocando el límite de su perversión?

Es necesario que los que somos conscientes de esto, reparemos por tanto mal que hay en el mundo, con una vida piadosa y mortificada, con oraciones y sacrificios, puesto que así es como equilibramos la balanza de la Justicia divina para que los castigos divinos no azoten la tierra.

Es por los ojos por donde entra el mal en el hombre, puesto que con los ojos se codicia lo que no es nuestro, y así por la mirada entra el pecado a morder el corazón y a encender las pasiones. Entonces ¡qué grande debe ser nuestra prudencia con las miradas! ¿Y qué decir de la televisión y del cine de hoy? Podemos decir claramente y sin tapujos que ambos son escuela de vicio, de perversión y causa de pecados sin número.

Cerremos los ojos a tanta maldad, porque los ojos son la lámpara del cuerpo, y si están turbios, estaremos en tinieblas. Aquí también, en las miradas, debemos ser como niños, porque de lo contrario no entraremos en el Cielo.

Si desea recibir estas Enseñanzas del Evangelio periódicamente en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ