Evangelio del día.

viernes 21/ENE/22 

Mc 3, 13-19. 

Subida al monte. 

Jesús subió a la montaña y llamó a su lado a los que quiso. Ellos fueron hacia él, y Jesús instituyó a doce, a los que les dio el nombre de Apóstoles, para que estuvieran con él, y para enviarlos a predicar con el poder de expulsar a los demonios. Así instituyó a los Doce: Simón, al que puso el sobrenombre de Pedro, Santiago, hijo de Zebedeo, y Juan, hermano de Santiago, a los que dio el nombre de Boanerges, es decir, hijos del trueno; luego, Andrés, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago, hijo de Alfeo, Tadeo, Simón, el Cananeo, y Judas Iscariote, el mismo que lo entregó. 

Reflexión: 

Jesús subió a la montaña para instituir a los Doce Apóstoles. Como en todos los momentos importantes de Su vida, Jesús sube a la montaña. Cuando da las Bienaventuranzas en el Sermón de la Montaña, en su Transfiguración en el monte Tabor, su oración en el monte de los Olivos, su subida a Jerusalén que está sobre un monte, su muerte sobre el monte Calvario y finalmente su Ascensión al Cielo en el monte de los Olivos. Y en esta ocasión elige a sus Doce Apóstoles para que sean sus continuadores cuando Él ya no esté entre los hombres. Y a nosotros que estamos leyendo este texto también el Señor nos ha elegido para ser sus apóstoles. Démosle gracias por este don y tratemos de ser muy fieles a Jesús para no terminar traicionando como Judas.

Pidamos a la Santísima Virgen la gracia de sentirnos elegidos por Dios, pero que esta elección no nos ensoberbezca, sino todo lo contrario, que nos haga ser muy humildes, agradecidos y fieles, muy fieles.

Jesús, María, os amo, salvad las almas.

Si desea recibir el Evangelio todos los días en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ