Evangelio del día.

viernes 14/DIC/18. 

Mt 11, 16-19. 

Salir del pecado. 

Jesús dijo a la multitud: ¿Con quién puedo comparar a esta generación? Se parece a esos muchachos que, sentados en la plaza, gritan a los otros: “¡Les tocamos la flauta, y ustedes no bailaron! ¡Entonamos cantos fúnebres, y no lloraron!”. Porque llegó Juan el Bautista, que no come ni bebe, y ustedes dicen: “¡Está endemoniado!”. Llegó el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: “Es un glotón y un borracho, amigo de publicanos y pecadores”. Pero la Sabiduría ha quedado justificada por sus obras. 

Reflexión: 

Debemos aprovechar este tiempo para convertirnos y no hacer como los judíos de aquella época que buscaban excusas para seguir en su vida de pecado. Aceptemos de Dios todo lo que permita que nos suceda, ya sea una caricia o un reproche, porque todo lo que viene de Él es bueno para nosotros. Todo nos debe servir para acercarnos más a Dios, sabiendo que ese Dios es la Bondad infinita y que solo quiere nuestro bien. Así que ya sea que nos llame con dulzura o a través de un castigo, besemos esa mano benditísima que todo lo hace por nuestro bien y salvación eterna.

Pidamos a la Santísima Virgen la gracia de tener siempre presente que Dios es BUENO, pase lo que pase en nuestras vidas y en el mundo. Si Dios lo permitió, es por bondad.

Jesús, María, os amo, salvad las almas.

Si desea recibir el Evangelio todos los días en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ