Actualizado el sábado 11/JUN/22

Evangelio explicado

Mt 7, 24-29.  

Necesidad de poner en práctica el Evangelio. 

“Así pues, todo el que oye estas palabras mías y las pone en práctica, se asemejará a un varón sensato que ha edificado su casa sobre la roca: Las lluvias cayeron, los torrentes vinieron, los vientos soplaron y se arrojaron contra aquella casa, pero ella no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. Y todo el que oye estas palabras mías y no las pone en práctica, se asemejará a un varón insensato que ha edificado su casa sobre la arena: Las lluvias cayeron, los torrentes vinieron, los vientos soplaron y se arrojaron contra aquella casa, y cayó, y su ruina fue grande”.

Y sucedió que, cuando Jesús hubo acabado este discurso, las multitudes estaban poseídas de admiración por su doctrina; porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas de ellos. 

Comentario: 

La vida del hombre sobre la tierra es prueba, y ¡ay de los que quieren vivir tranquilos en este mundo!, ya que esto no es posible debido a que el amo del mundo es Satanás, que hace la guerra a los cristianos, y antes o después se lanza con todas sus fuerzas contra el hombre para destruirlo y arrebatar su alma para llevarla al Infierno.

Por eso el Señor nos dice que debemos construir nuestra vida espiritual sobre sólidos cimientos, es decir, escuchando la palabra de Dios y poniéndola en práctica, y de esa forma estaremos preparados para cuando el demonio nos tiente o nos ataque frontalmente.

En cambio, si oímos la palabra divina pero no la llevamos a la práctica, llegará el momento de la prueba y no estaremos preparados para salir victoriosos de ella, sino que caeremos miserablemente.

Recordemos que en esta vida, antes o después, tendremos que pasar tragos amargos, y que si vivimos y practicamos el Evangelio, entonces saldremos airosos de toda tentación y dificultad que nos ponga el Maligno.

Si desea recibir el Evangelio explicado periódicamente en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ