Actualizado el jueves 8/SEP/22

Imitando a Jesús y a María

Buenos con todos. 

Jesús y María eran buenos con todos. ¡Qué lejos estamos nosotros de imitarlos!, porque somos vengativos, rencorosos y, quién más quién menos, odia a su enemigo. Pero Ellos no hacían así, sino que amaban a todos y eran buenos con todos, con absolutamente todos los hombres, y con los animales y con la naturaleza.

Debemos aprender de Jesús y de María a ser armoniosos con el entorno, porque todo ha sido creado por Dios y es bueno, y tenemos que aprender a ver en los demás el rostro de Cristo, y no odiar nunca y por ningún motivo a nadie. Si hacemos así entonces sí que estaremos imitando de cerca a Jesús y a María, y Ellos nos premiarán altamente con dones y regalos de todo tipo, incluso materiales cuando ello sea necesario. Porque a Jesús y a la Virgen les encanta encontrarse con otros semejantes a Ellos, que tienen sus mismos sentimientos y actitudes para con Dios y los hombres, y premian generosamente, desmesuradamente a estos tales.

Jesús, María, os amo, salvad las almas

Si desea recibir estos textos en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ
 

En esta sección, creada el 11 de Julio de 2011, memoria de San Benito abad, iremos repasando todas las virtudes de Jesús y de María, para imitarlas y ser santos.