Actualizado el jueves 5/ENE/23

Imitando a Jesús y a María

Tristeza. 

Jesús y María también sintieron tristeza, porque desde que el mal existe, hay tristeza en el mundo, y Ellos tuvieron que cargar todo el mal y el pecado del mundo, y es lógico que sintieran tristeza. Pero eso no les impidió cumplir bien su misión. Y esto es lo que nosotros a veces no entendemos, que la tristeza no debe hacernos bajar los brazos, y convertirse en algo desordenado, sino que tenemos que continuar con nuestra misión, como lo hicieron Jesús y María a pesar de que sabían muy bien para qué enorme cantidad de almas su Sacrificio sería inútil.

Al menos nosotros no sabemos de nuestros fracasos, o no lo sabemos del todo, porque Dios misericordiosamente nos los oculta.

Pero Jesús y María, que sabían todo del presente y del futuro, ¡cuántas veces habrán tenido la tentación de bajar los brazos y entregarse al fatalismo! No hagamos eso nosotros, sino imitemos a Jesús y a María, que fueron valientes.

¿Y cuál es el secreto para no dejarse vencer por la tristeza?

El secreto está en amar. Si amamos mucho a Dios y a los hermanos, entonces la tristeza no nos desanimará, y seguiremos adelante pase lo que pase, con la ayuda de Dios ciertamente.

Jesús, María, os amo, salvad las almas

Si desea recibir estos textos en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ
 

En esta sección, creada el 11 de Julio de 2011, memoria de San Benito abad, iremos repasando todas las virtudes de Jesús y de María, para imitarlas y ser santos.