Actualizado el lunes 21/ENE/19

Imitando a Jesús y a María

Amor al prójimo. 

Jesús y María se caracterizaron por un exquisito amor al prójimo, porque si no hay nadie que ame más que quien da su vida por los amigos, entonces Jesús y María, que dieron la vida por los hombres, Jesús su vida propia, y María la vida de su Hijo amado, entonces Ellos son modelos de amor al prójimo.

Muchas veces decimos que amamos a Dios, pero durante el día criticamos a todos o juzgamos y condenamos. Y tenemos que recordar que eso no le gusta a Jesús, porque todos los hombres somos hermanos, y de nuestra parte no debemos tener enemigos. Si tenemos enemigos es porque ellos son nuestros enemigos, pero no porque nosotros seamos sus enemigos.

¡Cuánto hay que aprender de Jesús y de María, que amaron a todos y perdonaron a todos!

Al Cielo no se entra con odio en el corazón, y ya sea en la tierra o en el Purgatorio, nos tendremos que desintoxicar de este veneno que enferma el alma, cuando no la mata completamente, y nos condena al Infierno.

Tratemos de amar más a los hermanos, empezando con los que tenemos más cerca y con quienes convivimos diariamente, porque la caridad bien entendida empieza por casa, y si no sabemos amar a los más próximos, que son los más prójimos, entonces no amaremos nunca a nadie ni siquiera a Dios, porque no se puede amar a Dios si no se ama al hermano.

Jesús, María, os amo, salvad las almas

Si desea recibir estos textos en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ
 

En esta sección, creada el 11 de Julio de 2011, memoria de San Benito abad, iremos repasando todas las virtudes de Jesús y de María, para imitarlas y ser santos.