Actualizado el miércoles 24/AGO/22

Información sobre la Consagración a María 

No perder la fe.

[41] Las palabras y figuras del Antiguo y Nuevo Testamento lo demuestran. El sentir y ejemplo de los santos lo confirman. La razón y la experiencia lo enseñan y demuestran. El demonio mismo y sus secuaces, impelidos por la fuerza de la verdad, se han visto obligados a confesarlo muchas veces, a pesar suyo.

De todos los pasajes de los Santos Padres y Doctores, de los cuales he elaborado una extensa colección para probar esta verdad, presento solamente uno para no ser extenso: Ser devoto tuyo, oh María, dice san Juan Damasceno, es un arma de salvación que Dios ofrece a los que quiere salvar.        

(del Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen María) 

Comentario: 

Seamos muy devotos de la Virgen y así estaremos seguros de nuestra salvación, pues el demonio tiene terror a los pequeños que son devotos de María. Dios mismo nos ofrece a María para que nos salvemos, y si nos consagramos a Ella estaremos más que seguros de alcanzar la Vida eterna. Pero además estaremos seguros de no perder la fe, pues esa es una de las promesas que hace la Virgen a los que se consagran a su Corazón Inmaculado: la gracia de no perder la fe y la salvación en este mundo y en el venidero.

¡Inmaculado Corazón de María!

¡Sé la salvación del alma mía!

Si usted desea recibir por email estos textos informativos sobre la Consagración a María, por favor:

SUSCRÍBASE AQUÍ

En esta sección, que se inaugura el 28 de abril de 2008, día de San Luis María Grignion de Montfort, encontrará distintos textos que hablan sobre la Consagración a la Santísima Virgen María, los cuales usted podrá ir leyendo y meditando y, si se decide a consagrarse a María, previa consulta con su director espiritual si es que lo tiene, puede hacerlo utilizando el método de San Luis María Grignion de Montfort que consiste en prepararse durante 30 días con meditaciones y oraciones, para hacer formalmente la consagración a la Virgen.

Por lo tanto si usted decide consagrarse, debe elegir un día de fiesta mariana, por ejemplo Santa María Madre de Dios (1 de enero), Virgen de Lourdes (11 de febrero), Anunciación (25 de marzo), Virgen de Fátima (13 de mayo), Inmaculado Corazón de María (mes de junio), Virgen del Carmen (16 de julio), Asunción de María (15 de agosto), María del Rosario de San Nicolás (25 de septiembre), Nuestra Señora del Rosario (7 de octubre), Virgen de la Medalla Milagrosa (27 de noviembre), Inmaculada Concepción (8 de diciembre),  cualquier primer sábado de mes, etc., etc.; y a partir de ese día elegido (que será el día de su consagración a María) debe tomar los 30 días previos para hacer la preparación, la cual puede ver o descargar haciendo clic aquí. Luego que hace los treinta días de preparación, el día siguiente se consagra a María.

También puede consagrarse a María de una forma más sencilla, a su Corazón Inmaculado, rezando una simple oración con la intención de consagrarse y entregarse a Ella por completo. Clic aquí para consagrarse a María.

Nota: En estos textos se habla de esclavitud mariana, que es en definitiva la consagración a María, como lo hace notar en la siguiente frase el Padre Gobbi del Movimiento Sacerdotal Mariano: "Para vivir la consagración a María, es necesario ofrecerse a Ella en una esclavitud de amor, la cual se realiza concretamente si vivimos como hijos confiados a su Corazón Inmaculado y con la mayor docilidad nos dejamos nutrir, vestir y conducir por Ella en todo momento."

 

Para conocer más sobre la Consagración a María le recomiendo que lea los siguientes libros:

- “El Secreto de María” clic aquí.

- “Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen María” clic aquí.

- "Fundamentos de la Vida Mariana" clic aquí.

O puede descargar estos tres libros en la sección Descarga de archivos.