Actualizado el miércoles 21/JUL/21

Matar el error, amar al que yerra

Reencarnación. 

Una de las astucias del demonio es hacernos creer que después de la muerte tendremos otras oportunidades para seguir evolucionando hasta llegar finalmente a Dios. Por eso muchos creen en la reencarnación, como si el alma pudiera volver a tomar otro cuerpo y así vivir varias vidas hasta que al final se perfecciona y llega a Dios.

Esto es un engaño de Satanás, puesto que la Escritura, que no miente y no falla, dice que el hombre vive una sola vez y luego viene la muerte y el juicio. Juicio inapelable que decidirá para siempre nuestros destinos: Cielo o Infierno.

El que no cree que existe el Infierno y que es eterno, está fuera de la Iglesia Católica, porque la existencia del Infierno es un dogma de fe, y negarlo o ponerlo en duda, es simplemente caer en herejía y por lo santo separarse de la Iglesia.

Hoy muchos quieren acoger de la fe lo que les gusta y dejar de lado lo que les choca. Pero la doctrina católica o se acoge en su plenitud, o al rechazar una parte se termina por rechazar todo.

Vivamos esta vida como lo que es, como la “única vida” que tenemos para ser buenos, porque después de la muerte solo queda el juicio y los destinos eternos: Cielo o Infierno, o el Purgatorio antes de entrar al Cielo.

Todo lo demás es un engaño de Satanás que nos odia, y que nos trata de adormecer para que dejemos nuestra conversión para más adelante o para otra vida, la cual no llegará jamás porque no existe la reencarnación, ya que ésta es una mentira diabólica.


Si desea recibir estos mensajes en su correo electrónico, por favor:
SUSCRÍBASE AQUÍ

 

Esta sección se crea el 5 de Mayo de 2010, Nuestra Señora de la Gracia, a quien se la encomendamos, y a quien le pedimos que nos ilumine con la divina Sabiduría para anunciar la verdad y matar el error.

Que la Virgen nos guíe en esta tan importante, actual y necesaria tarea, para que podamos ser de los que brillarán como las estrellas del cielo por haber enseñado la justicia a los hombres.