Máxima del Evangelio: Estén prevenidos, porque no saben el día ni la hora. (Mt 25, 13).