(Sección especialmente dedicada a los Instrumentos de la Divina Misericordia)

Actualizado el viernes 30/ABR/21

Mensaje a los Instrumentos de la Divina Misericordia 

29 de abril de 1977

Fiesta de Santa Catalina de Siena

Mi plan.

“Ha llegado mi hora. Nadie podrá impedir mi plan, que desde hace tiempo he preparado para salvar a la Iglesia.

Los puntos estratégicos de este plan sois vosotros, Sacerdotes, hijos de mi maternal predilección.

Mi plan sólo se podrá realizar a través vuestro.

Pero a vosotros no os toca conocerlo en sus detalles. Basta que los conozca Yo, que soy vuestra Capitana. Vosotros sólo tenéis que obedecer dócilmente mis órdenes y dejaros guiar por Mí. No me preguntéis adónde os llevo. Yo colocaré a cada uno en el sitio conveniente. Cada uno se preocupe de cumplir fielmente su cometido. No se ocupe ni se preocupe de lo demás.

Me incumbe a Mí disponerlo todo según el plan que desde hace tiempo viene preparando mi Inmaculado Corazón, en la luz de la Sabiduría de Dios.

Algunos de vosotros serán llamados a vivir en la línea de la acción.

A éstos se les concederá luz y fuerza para aniquilar los ataques de quienes intenten destruir toda la Verdad contenida en el Evangelio de mi Hijo Jesús.

En sus bocas estará la espada de doble filo para desenmascarar el error y defender la Verdad.

En una mano llevarán la corona del Rosario y en la otra la Cruz de mi Hijo, para quien ganarán muchas almas en número tanto mayor cuanto más intensa y decisiva sea la batalla.

Serán revestidos con el fuego de la luz purísima del Espíritu Santo para disipar las tinieblas del error; al fin, y por medio de vosotros, triunfará la Verdad.

Otros serán llamados a ocupar las líneas de apoyo.

Tendrán que rezar y sufrir mucho. A muchos de éstos les pediré un sufrimiento tan grande, que culminará con la inmolación de la propia vida. Pero a éstos les daré el consuelo de mi constante y extraordinaria presencia. Mi Corazón Inmaculado será el altar en que serán inmolados para la salvación del mundo.

Hijos míos Sacerdotes, os llamo ya de todas las partes del mundo. A cada uno le ha sido asignado su puesto en esta batalla que ya ha comenzado.

Tengo prisa. Dejaos reunir por Mí; decidme todos sí. Así podré colocar a cada uno en su lugar preciso, aquel que la Madre ha preparado ya para vosotros.

Sólo entonces habré completado mi plan y el ejército de mis Sacerdotes estará preparado.”

 

18 de mayo de 1977

Mi batalla.

“Dejaos conducir por Mí, hijos míos predilectos, Mi batalla ha empezado ya.

Comenzaré atacando al corazón de mi Adversario, y lo haré, sobre todo, allí donde él se cree ya vencedor seguro.

Ha conseguido seduciros ya con la soberbia. Ha sabido disponerlo todo de una manera inteligentísima.

Ha doblegado a su plan a amplios sectores de la ciencia y de la técnica humana, ordenándolo todo a la rebelión contra Dios.

En sus manos se encuentra ya una gran parte de la humanidad.

Ha sabido atraerse, con engaños, a científicos, artistas, filósofos, sabios y poderosos. Seducidos por él, se han puesto a su servicio para obrar sin Dios y contra Dios.

Pero aquí está su punto débil.

Lo atacaré empleando la fuerza de los pequeños, de los pobres, de los humildes, de los débiles.

Yo, “la pequeña esclava del Señor”, me pondré a la cabeza del gran ejército de los humildes para atacar al baluarte de las aguerridas huestes de los soberbios.

A todos estos hijos míos les pido sólo que se consagren a mi Inmaculado Corazón y que se dejen poseer por Mí. Así seré Yo misma la que obre en ellos. Mi victoria, por medio de ellos, ya ha empezado.

También en mi Iglesia parece que Satanás lo ha conquistado todo ya.

Se siente seguro porque ha logrado engañaros y seduciros:

con el error, difundido por doquier y proclamado hasta por muchos de mis pobres hijos Sacerdotes.

–con la infidelidad, que se ha revestido de cultura, de “aggiornamento”, con la tentativa de hacer más actualizada y aceptable la evangelización. Así, el Evangelio que hoy algunos predican no es ya el Evangelio de mi Hijo Jesús.

–con el pecado, que hoy cada vez se comete más y se trata de justificar. No pocas veces las vidas sacerdotales y religiosas se han convertido en verdaderas cloacas de impureza.

Sobre esta Iglesia, que parece a punto de irse a pique, Satanás quiere reinar como seguro triunfador. Pero le heriré el corazón, poniendo su misma victoria al servicio del triunfo de mi Inmaculado Corazón.

Me valdré de las tinieblas, que él ha difundido por todas partes, para escoger las almas de mis hijos más pequeños, a quienes daré mi misma luz.

Así todos serán llevados por la misma oscuridad a buscar la salvación en la Luz que parte de mi Corazón Inmaculado.

Y todo el triunfo de mi Adversario servirá únicamente de ayuda a innumerables almas, que se cobijarán en mi Corazón de Madre.

Llamaré a mis Sacerdotes a dar testimonio de su fidelidad hasta el heroísmo.

Con su ejemplo ayudarán a las almas de muchos hijos míos extraviados a volver al camino de la fidelidad.

A mis hijos predilectos los llevaré a una gran santidad para que, por su medio, sea reparado todo el pecado del mundo. Y así tantos hijos míos perdidos podrán aún salvarse.

Por eso, ¡cuánto miedo me tiene Satanás!

Yo estoy actuando ya con el ejército de mis pequeños hijos. Nada podrá detenerme hasta lograr mi más completa victoria. Y así, en el mismo momento en que todo parezca perdido, la Providencia traerá el triunfo de mi Inmaculado Corazón en el mundo.”

(Mensaje de la Santísima Virgen al Padre Gobbi, del Movimiento Sacerdotal Mariano)

Si desea recibir estos mensajes por email, suscríbase a los Instrumentos de la Divina Misericordia haciendo CLIC AQUÍ