Actualizado el lunes 14/ENE/19

Mensaje a los Apóstoles de la Inmaculada

María conductora hacia Cristo. 

Si caminamos solos en la vida espiritual, es muy posible que perdamos el camino justo y equivoquemos el sendero, por eso es necesario que nos dejemos guiar por María, la conductora hacia Cristo.

Con Ella no nos extraviaremos e iremos seguros por el camino del cumplimiento de la voluntad de Dios. Ella nos hace dulce lo amargo, y fácil lo que es difícil. Ella es el camino más corto para encontrar a Jesús.

Y estas verdades las tenemos que predicar a los cuatro vientos nosotros que somos los Apóstoles de la Inmaculada, para que los hombres conozcan la bondad de esta Madre que tenemos en común, y se entreguen a Ella, consagrándose a su Corazón Inmaculado y dejándose guiar dócilmente por Ella.

No descansemos ni un momento en predicar las grandezas de María, ya que quien da a conocer las maravillas de la Virgen, será altamente premiado en el Cielo, y ya aquí en la tierra gozará como ningún otro de las dulzuras maternales de María.

¡Ave María Purísima!

¡Sin pecado concebida!

Si desea ser APÓSTOL DE LA INMACULADA y recibir estos mensajes por email, por favor INGRESE AQUÍ.