Actualizado el sábado 24/JUL/21

Mensaje a los Apóstoles de la Inmaculada

Puerta del Cielo. 

Jesús, que es Dios, vino al mundo a través de una Puerta que es María Santísima, y entonces bien puede decirse que María es la Puerta del Cielo, por donde pasó Dios para venir a la tierra, a nosotros. Entonces si nosotros queremos ir a Dios, queremos ir al Cielo, tenemos que pasar también a través de esa Puerta que es María.

María es la Puerta siempre abierta para todo hombre. Y en el Apocalipsis se dice que en un momento Dios abre una puerta en el Cielo. Esta puerta significa el tiempo de conversión que Dios otorga en estos momentos, y es también María Santísima, que llama a la conversión con sus apariciones, lacrimaciones y mensajes, invitando al cambio de vida y a la oración, antes de que sea demasiado tarde.

Vayamos por María a Jesús, por María a Dios, por María al Cielo. ¡Dichosos nosotros si aprovechamos este tiempo de vida para hacernos amigos de María!, porque no nos podrán vencer los obstáculos puestos por Satanás en nuestro camino, y la Virgen nos salvará de todo mal y nos introducirá en la intimidad de Cristo, y luego nos dará el lugar que nos corresponde en el Paraíso.

¡Ave María Purísima!

¡Sin pecado concebida!

Si desea ser APÓSTOL DE LA INMACULADA y recibir estos mensajes por email, por favor INGRESE AQUÍ.