Actualizado el sábado 11/JUN/22

Mensaje a los Apóstoles de la Inmaculada

Difundamos el Rosario. 

¿Por qué será que la Virgen en sus apariciones siempre nos recomienda insistentemente el rezo del Santo Rosario? Pues porque de ello depende el destino del mundo, y también nuestros propios destinos y los de nuestros seres más queridos.

Entonces, ya que somos sus apóstoles, tratemos de darle gusto y contento, difundiendo en nuestro entorno esta devoción del Santo Rosario, invitando a muchos a que lo recen, regalando Rosarios plásticos bendecidos junto con un folletito explicativo. Tratemos de guiar el Rosario en nuestra parroquia, y en los lugares donde no se lo reza, volvamos a hacerlo rezar.

La Virgen ha prometido grandes gracias a quienes rezan y difunden su Rosario. No nos quedemos de brazos cruzados y hagamos el apostolado del Rosario, en primer lugar rezándolo nosotros mismos, y luego invitando a todos a que lo recen.

Todavía hay tiempo de cambiar el destino del mundo y de cambiar las almas, de acercarlas a Dios. La esperanza está en esta oración celestial: el Santo Rosario.

¡Ave María Purísima!

¡Sin pecado concebida!

Si desea ser APÓSTOL DE LA INMACULADA y recibir estos mensajes por email, por favor INGRESE AQUÍ.