Actualizado el miércoles 14/ABR/21

Mensaje de confianza

Rezar. 

La mayoría de los cristianos no imitan, desafortunadamente, estos ejemplos. Nunca se aproximan tan poco a Dios como en el tiempo de la prueba.

Muchos no dan este grito de socorro que Dios espera para venir en su auxilio. ¡Funesta negligencia! “La Providencia –decía fray Luis de Granada- quiere dar solución, ella misma, a las dificultades extraordinarias de la vida, mientras que deja a las causas segundas el cuidado de resolver las dificultades ordinarias”. Pero es necesario pedir el auxilio divino. Esta ayuda Dios nos la da con gozo. “Al tomar la leche del ama, la criatura, lejos de incomodarla, la tranquiliza”. 

 (De "El Libro de la Confianza", P. Raymond de Thomas de Saint Laurent)

Comentario: 

Dios quiere intervenir en nuestras dificultades, y tiene preparadas innumerables y escogidas gracias, pero de ordinario no nos las dará, si no se las pedimos en la oración confiada.

Suele suceder que, como San Pedro cuando caminó sobre las aguas, en los momentos de más miedo o en el tiempo de la prueba, nos olvidamos de mirar hacia donde está la solución. Pedro necesitó casi ahogarse para darse cuenta de que necesitaba a Jesús, y lo invocó, y el Señor fue en su auxilio.

A nosotros también nos sucede a veces que queremos arreglar las cosas por nosotros mismos, o estamos tan temerosos que nos olvidamos de que Dios puede y quiere solucionarnos las cosas, y sólo espera que se lo pidamos, que le llamemos en nuestro socorro.

Por eso la importancia de la oración es tal, que Jesús, siendo Dios, y María, siendo la Madre de Dios, quisieron hacer de la oración lo principal de sus vidas.

¿Y nosotros queremos pasar por este mundo sin rezar, o rezando tan poco que no nos alcanza ni siquiera a obtener las fuerzas y gracias suficientes para mantenernos sin pecar?

Estamos en un grave error, y ahora que tal vez estamos tranquilos, tengamos presente que cuando venga la prueba, lo primero que debemos hacer es acudir a Dios y rogarle insistentemente.

Si desea recibir este Mensaje de confianza periódicamente en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ
 

Ver sobre la devoción a la Divina Misericordia

Ver sobre Nuestra Señora de la Confianza