Actualizado el lunes 4/OCT/21

Mensaje de conversión

Es urgente la conversión. 

11-1-85                     440 

Marchad hacia el Señor, os digo, no hay distancia entre el Señor y sus hijos.

Muchos serán los que se mantengan sordos a mis ruegos, hijos, las lágrimas queman mis ojos cuando veo tanta frialdad en aquéllos que trato de salvar, porque sé que si no se convierten van a la muerte.

Hija mía, quiero que se predique en todo el mundo, son los deseos de mi amado Hijo.

Gloria al Señor. 

Leed: Deuteronomio C. 32, V. 1 al 4 

     1   Escucha, cielo, y hablaré, oiga la tierra las palabras de mi boca.

     2   Que mi enseñanza descienda como lluvia y mi palabra caiga como rocío, como aguacero sobre la hierba, como chaparrones sobre el pasto.

     3   Yo voy a proclamar el Nombre del Señor: ¡Den gloria a nuestro Dios!

     4   El es la Roca: Su obra es perfecta, todos sus caminos son justos; es un Dios fiel y sin falsedad, justiciero y recto.

 (Mensaje de María del Rosario de San Nicolás) 

Comentario: 

Y la muerte de la que habla la Santísima Virgen no es solo la muerte corporal, sino principalmente la muerte espiritual, la muerte del alma en el Infierno, la segunda muerte, la Muerte con mayúscula.

Es tiempo de convertirnos e invitar a otros a volver a Dios, porque este tiempo de misericordia que Dios nos concede, no se alargará mucho más, sino que ya estamos casi al límite del tiempo fijado por Dios, luego del cual vendrá el Día de la Justicia, día tremendo que arrasará con todos los que no hayan escuchado el llamado de la Virgen, con los que no hayan vuelto a Dios con un sincero cambio de vida.

No tengamos miedo ni angustia, pero sí seamos sensatos y estemos vigilantes, porque el tiempo de la Misericordia está para ceder al tiempo de la Justicia, y quien no esté convertido para ese momento, ya no tendrá salvación.

Recemos mucho por nuestros seres queridos, especialmente por aquellos que no escuchan el llamado angustiado de María que, por todas partes, a través de sus mensajes y apariciones, llama a esta pobre humanidad al arrepentimiento y a la conversión urgente.

Si desea recibir este Mensaje de conversión en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ