Actualizado el miércoles 23/ENE/19

Mensaje de conversión

Bendición de Dios. 

20-7-84                                                     217 

Bienaventurado sea el que a partir de este momento descubre al Señor, porque El trae consigo su Bendición. No os convirtáis en algo indeseable delante Suyo, nada es comparable al gozo que se siente obteniendo su Misericordia.

Gloria a Dios. 

Leed: Apocalipisis C. 22, V. 6-7 

     6   Después me dijo: "Estas palabras son verdaderas y dignas de crédito. El Señor Dios que inspira a los profetas envió a su mensajero para mostrar a sus servidores lo que tiene que suceder pronto.

     7   ¡Volveré pronto! Feliz el que cumple las palabras proféticas de este Libro".

 (Mensaje de María del Rosario de San Nicolás)

Comentario: 

Convirtámonos, si queremos obtener la bendición de Dios sobre nosotros, y evitar su maldición. No hagamos de modo que el Señor tenga que maldecirnos al final de nuestra vida.

Convirtámonos hoy mismo. No dejemos para mañana el reconciliarnos con Dios a través de una sincera confesión con un sacerdote. Hagamos un acto de contrición, pidamos perdón a Dios por haberlo ofendido y comencemos a vivir una vida nueva que, aunque tengamos nuevas caídas, el Señor siempre tendrá misericordia de nosotros si tenemos buena voluntad y nos esforzamos en ser cada día mejores cristianos.

No es mucho el tiempo disponible para la conversión, porque los tiempos se precipitan y llegará el momento en que se cerrará la puerta de la conversión y ya no habrá tiempo para ello.

No es para asustarnos, pero sí para que tomemos conciencia de que el momento es grave y que debemos tomar las cosas con seriedad y no dejar pasar este momento tan especial que el Cielo nos concede para nuestra conversión, tiempo de gracia y salvación.

Si desea recibir este Mensaje de conversión en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ