Actualizado el lunes 10/DIC/18

Mensaje de conversión

Humanamente correctos. 

15-7-84                                                                                                         211 

Pobre de aquel que se cree correcto sin buscar la corrección de Dios, pobre del que se siente perdonado sin buscar su Redención. No os podéis ocultar de la mirada del Señor, buscad Su Palabra y entonces si seréis engrandecidos. Que el Sagrado Corazón premie a todo corazón arrepentido.

Gloria al Señor. Dad a conocer. 

Leed: Baruc C. 4, V. 21-22 y 27-28-29 

     21    ¡Animo, hijos, clamen a Dios, y El los librará de la tiranía y del poder de sus enemigos!

     22    Porque yo espero que el Eterno les dará la salvación, y el Santo me ha llenado de alegría por la misericordia que pronto les llegará del Eterno, su Salvador.

     27    ¡Animo, hijos, clamen a Dios, porque Aquél que los castigó se acordará de ustedes!

     28    Ya que el único pensamiento de ustedes ha sido apartarse de Dios, una vez convertidos, búsquenlo con un empeño diez veces mayor.

     29    Porque el que atrajo sobre ustedes estos males les traerá, junto con su salvación, la eterna alegría.

 (Mensaje de María del Rosario de San Nicolás) 

Comentario: 

Los males los permite Dios para que nos acerquemos más a Él, si es que estábamos lejos, o para que profundicemos en nuestra conversión, si es que estábamos cerca.

Hay gente que dice: “yo soy bueno y no hago mal a nadie”, pero no va a Misa, ni se confiesa, ni comulga, ni cumple los Diez Mandamientos. Entonces estas personas no están cerca de Dios sino lejos de Él.

Por eso tenemos que esforzarnos para entrar por la puerta estrecha que dice el Señor en el Evangelio, la puerta del cumplimiento de los Mandamientos y del cumplimiento del deber, porque muchos creen haber entrado y se engañan miserablemente.

No podemos estar con Cristo y con el diablo. O se vive en gracia de Dios, y por lo tanto se está con Cristo y se recoge con Él; o se vive en pecado mortal, y se está con el diablo y con él se desparrama.

No dejemos pasar más el tiempo inútilmente porque la Virgen ya nos viene avisando insistentemente que el tiempo que tenemos disponible para convertirnos no es largo, sino corto, muy corto, y que luego vendrán sobre el mundo hechos que harán imposible ya la conversión, y el que no se haya convertido ahora, no se convertirá y así perecerá en el Infierno.

Aprovechemos entonces este tiempo de Misericordia, antes que suene la hora de la Justicia divina.

Esto no es para tener miedo, pero sí para ser sensatos y no malgastar el tiempo en vanidades y tonterías. La situación del mundo es muy seria y la salvación de nuestra alma es una cuestión más que importante para cada uno de nosotros.

Si desea recibir este Mensaje de conversión en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ