Actualizado el jueves 19/MAY/22

Mensaje de conversión

El tiempo favorable. 

23-4-85                        538 

Hay en el Señor comprensión hacia vosotros, queridos míos, entonces dirigíos hacia El, pedid al Señor que encienda en vuestros corazones, la llama del amor, y veréis la transformación que Dios produce.

Bendito sea el Señor por siempre. Amén.

Predicad. 

Leed: Hebreos C. 13, V. 6 

     6   De manera que podemos decir con plena confianza: "El Señor es mi protector: No temeré. ¿Qué podrán hacerme los hombres?".

 (Mensaje de María del Rosario de San Nicolás) 

Comentario: 

Dios se hizo hombre para comprender al hombre y compadecerse de él. Entonces vayamos a los pies de Jesús y pidámosle perdón ahora que es el tiempo propicio. Especialmente en el tiempo de cuaresma y de semana santa es cuando nos debemos acercar a confesarnos con el sacerdote y quedar enteramente limpios, como cuando fuimos recién bautizados.

¡Cuántos pecados se han acumulado en nuestra conciencia! Es tiempo ya de que nos purifiquemos con un sincero arrepentimiento y la confesión de las culpas al sacerdote. ¡Quedaremos tan felices y aliviados que saltaremos de contentos como unos cervatillos!

La paz que nos deja una sincera y completa confesión, no se puede comparar con nada de este mundo. Y no solo eso, sino que además de darnos la tranquilidad en este mundo, nos da la esperanza de ir al Cielo, donde seremos para siempre felices.

Vale la pena hacer el esfuerzo y el acto de humildad de arrodillarnos ante el ministro de la Iglesia y confesarle todos nuestros pecados, porque quedaremos liberados de tantas cadenas como el demonio nos ha echado al cuello. Hagámoslo cuanto antes porque no sabemos qué día nos vendrá a buscar el Señor, y si nos encuentra en pecado mortal, entonces nos señalará nuestra suerte con los réprobos, en el Infierno, donde será el llanto y el rechinar de dientes por toda la eternidad.

Si desea recibir este Mensaje de conversión en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ