(Sección especialmente dedicada a los Apóstoles de la Divina Misericordia)

Actualizado el domingo 2/MAY/21

Mensaje de Misericordia

El sufrimiento es una gran gracia. 

Dios no quiere remediar todos los males que aquejan a la humanidad y que no vienen de Dios, sino que son causados por el Maligno y por los pecados de los hombres. Pero Dios no quiere remediarlos a todos porque si lo hiciera, dejaría de dar la oportunidad a los hombres a que practiquen la misericordia con sus prójimos. Tener misericordia de alguien es compadecerse de él, es sufrir de corazón con él, y el sufrimiento nos hace semejantes al Redentor, nos hace otros Cristos. Por eso el sufrimiento es una gran gracia, pues nos hace adelantar en el amor a Dios y al prójimo, nos asemeja a Jesús, que por los hombres vino a sufrir a este mundo, y nos obtiene de Dios toda clase de gracias y dones para nosotros mismos y para los hermanos. Siempre es el sufrimiento y la oración lo que salva las almas.

Jesús, en Vos confío.


Difunda este Mensaje de Misericordia, ya que Jesús ha prometido que:

“A las almas que propaguen la devoción a mi Misericordia, las protejo durante toda su vida como una madre cariñosa protege a su niño recién nacido y a la hora de la muerte no seré para ellas Juez sino Salvador misericordioso”.

“Las almas que adoren mi Misericordia y propaguen la devoción a ella invitando a otras almas a confiar en mi Misericordia, no experimentarán terror en la hora de la muerte. Mi Misericordia les dará amparo en este último combate”.

Si desea recibir estos mensajes por email, suscríbase a los Apóstoles de la Divina Misericordia haciendo CLIC AQUÍ

 

(Puede bajar el Diario completo en la sección Descarga de Archivos)