(Sección especialmente dedicada a los Apóstoles de la Divina Misericordia)

Actualizado el viernes 8/FEB/19

Mensaje de Misericordia

Abismo de misericordia. 

Si nosotros somos un abismo de miseria, a no temer porque Dios es un abismo de misericordia y puede salvarnos y colmarnos de gracias y dones por encima de lo que podemos pensar o imaginar. Solo hay que ser sencillos y humildes, porque Dios vuelca sus gracias en las almas simples y humildes. No tengamos miedo por nuestros pecados pasados ni por los que podamos cometer en el futuro, puesto que la Misericordia de Dios es inagotable y, si pecamos por debilidad, siempre el Señor nos levantará si nos arrepentimos. Lo que no debemos hacer es pecar pensando en que Dios es misericordioso y nos perdonará. No, porque esto es presunción y es tentar a Dios. Seamos respetuosos con el Señor y tratemos de hacer todo bien, a su agrado; pero sepamos que si caemos por debilidad, Él siempre nos perdonará y nos dará un bien mayor del que hemos perdido con el pecado. Confiemos en Dios.

Jesús, en Vos confío.


Difunda este Mensaje de Misericordia, ya que Jesús ha prometido que:

“A las almas que propaguen la devoción a mi Misericordia, las protejo durante toda su vida como una madre cariñosa protege a su niño recién nacido y a la hora de la muerte no seré para ellas Juez sino Salvador misericordioso”.

“Las almas que adoren mi Misericordia y propaguen la devoción a ella invitando a otras almas a confiar en mi Misericordia, no experimentarán terror en la hora de la muerte. Mi Misericordia les dará amparo en este último combate”.

Si desea recibir estos mensajes por email, suscríbase a los Apóstoles de la Divina Misericordia haciendo CLIC AQUÍ

 

(Puede bajar el Diario completo en la sección Descarga de Archivos)