Actualizado el jueves 15/NOV/18

(Sección especialmente dedicada para el Grupo JÓVENES HÉROES)

Mensaje a los Jóvenes héroes

Entusiasmo. 

Hay que entusiasmar a los jóvenes con ser cristianos, porque no hay aventura más grande que la de salvar el alma viviendo una vida de acuerdo a lo que Dios pide, porque es mucho, muchísimo lo que se gana, y tremendo lo que se pierde si no lo logramos.

A veces nos gusta ir al cine a ver una película llena de heroísmos del actor principal. Pero ¿qué mayor héroe que el joven que se decide a ser santo? Enseguida tendrá enemigos que le saldrán de todas partes, de afuera y de adentro. De afuera el mundo, con sus seducciones; los amigos (malos amigos) que tratarán de convencerlo de que eso es para los curas y las monjas; los demonios, que con lisonjas y amenazas intentarán desviarlo del camino emprendido. Y del interior saltarán como una chispa las pasiones, los deseos, la sangre que hervirá. Y en medio de todo esto el alma inmortal del joven que debe decidir entre la felicidad definitiva y el horror eterno.

No, no hay película más espectacular que la vida de un joven, que la vida de un hombre que se decide a ir al Cielo.

El dicho popular dice: “Si quieres la paz, prepárate para la guerra”. Y si queremos la paz del Cielo, del Paraíso, entonces debemos prepararnos concienzudamente a la guerra en este mundo contra los tres enemigos del cristiano: mundo, demonio y carne.

Si desea recibir estos mensajes por email, suscríbase al Grupo Jóvenes héroes haciendo CLIC AQUÍ