Actualizado el sábado 1/MAY/21

(Sección especialmente dedicada para el Grupo JÓVENES HÉROES)

Mensaje a los Jóvenes héroes

Es grande la tentación. 

En estos tiempos en que Satanás ha envenenado al mundo con la copa de la lujuria, ya casi nadie se salva de esta marea de barro pútrido, que seduce a todos los hombres y mujeres del mundo, y especialmente a los jóvenes, que están como desprotegidos.

Pero si recordamos aquí las palabras que la Virgen de Fátima le dirigió a Jacinta, una de las pastorcitas, nos daremos cuenta de lo tremendo de este pecado. María le dijo que los pecados que más almas llevan al Infierno son los pecados de la carne.

Ahora miremos cómo está el mundo, la prensa, el cine, la televisión, la moda, y comprobaremos qué tremendo es este astuto maniobrar del Maligno, que quiere llevar a toda la humanidad al fondo del abismo infernal.

Es necesario que los jóvenes empuñen las armas para combatir a un enemigo que es seductor a más no poder, y que se presenta con aspecto benévolo y hermoso, pero que esconde el cuchillo bajo el poncho, como se dice aquí en Argentina.

Hay que comenzar una batalla de la cual depende nada menos que nuestro destino eterno: Cielo o Infierno. Tenemos que hacer un pacto con nuestros ojos. Los varones cuidar las miradas, no ver televisión ni ver películas de cine, en su gran mayoría. Las mujeres, vistiendo decentemente y sin seguir la moda provocativa que desagrada mucho al Señor.

Son tres grados con los que el demonio combate al hombre según su edad. Al joven lo combate con la sensualidad, al adulto con la ambición de dinero y bienes, y al mayor con la desobediencia.

Hay que vencer en cada edad con las armas apropiadas a cada tiempo, y la Comunión y Confesión frecuentes, más una oración constante, nos harán alcanzar la victoria en el tiempo y en la eternidad.

Si desea recibir estos mensajes por email, suscríbase al Grupo Jóvenes héroes haciendo CLIC AQUÍ