Actualizado el miércoles 5/MAY/21

Mensaje de la Santísima Virgen al Padre Gobbi - Movimiento Sacerdotal Mariano

Rubbio (Vicenza), 31 de diciembre de 1989

Última noche del año

Abrid vuestros corazones

“De todas partes del mundo recogeos en el Cenáculo de mi Corazón Inmaculado, en acto de oración intensa y continua, para vivir junto a Mí las horas de este año que está por terminar.

Ha sido un año muy importante.

He recogido en mis manos maternales las oraciones y los sufrimientos de todos mis hijos y los he depositado en el Cáliz abierto del Corazón Divino y Misericordioso de mi Hijo Jesús.

Así he podido ejercitar, de una manera fuerte, mi obra de mediación entre vosotros y mi Hijo y he intercedido ante Él por todos, como vuestra Madre Dolorosa y Misericordiosa.

–He obtenido muchas gracias para mis hijos Sacerdotes, para ayudarlos a andar por el camino de un testimonio de vida cada vez más perfecto, que sea conforme al Designio de Jesús y a las grandes necesidades de la Iglesia de hoy.

–Me he colocado junto a mis hijos consagrados, con su profesión religiosa, para darles el valor y el entusiasmo de seguir a Jesús casto, pobre y obediente hasta el Calvario.

–He orado por todos mis pobres hijos pecadores, víctimas de las pasiones, de los vicios, de los pecados, de la impureza, del egoísmo, del odio y del rechazo de Dios.

En mi Corazón Inmaculado he preparado para ellos el auxilio que necesitan para que puedan volver a los brazos de su Padre Celestial, que los espera a todos para estrecharlos contra Sí con el vínculo de su Amor Divino y Misericordioso.

–He rogado por los enfermos, para que obtengan el don de acoger con docilidad y mansedumbre las cruces de su enfermedad; he rogado por las familias divididas, por los jóvenes desviados, por las naciones oprimidas bajo el yugo de la esclavitud, por todos los pueblos de la tierra.

–He orado para obtener para toda la humanidad el gran don de la Paz.

En esta mi obra de intercesión ante mi Hijo Jesús, vosotros mis pequeños niños, con vuestra oración habéis dado una gran fuerza a vuestra Madre Celeste.

Os agradezco vuestra generosa correspondencia a mis deseos y a mis repetidos requerimientos.

Por medio de mi Movimiento Sacerdotal Mariano, he podido obtener en todas partes del mundo, una gran respuesta de sacerdotes y fieles a mi petición de consagración y de oración.

Los Cenáculos se han difundido por doquier, como Yo os pedí en mi mensaje del 17 de enero de 1974.

Ahora vuestra Madre Celeste puede ejercer su gran poder.

Ya tengo en mis manos la llave preciosa para abrir la puerta de oro del Corazón Divino de Jesús, para que pueda derramar por todo el mundo el océano de su Misericordia.

El agua, que brota del Corazón sacratísimo de Jesús, lavará y purificará todo el mundo y lo preparará para vivir la nueva era de gracia y de santidad que todos esperan.

En estos años veréis cumplirse el gran milagro de la Divina Misericordia.

Abrid vuestros corazones.

Abrid los corazones de todos los hombres, para que puedan acoger a Cristo que viene en el esplendor de su Luz, para hacer nuevas todas las cosas.”

La Santísima Virgen pide que hagamos Cenáculos (clic aquí)

 


Si desea recibir estos mensajes de la Virgen al Padre Gobbi en su correo electrónico, por favor:
SUSCRÍBASE AQUÍ

 

Propuesta de la Santísima Virgen a los hijos consagrados a su Corazón Inmaculado:

Fátima (Portugal), 15 de septiembre de 1989

Fiesta de la Virgen Dolorosa

(...)

"Entonces hoy, os pido a vosotros, hijos consagrados a mi Corazón Inmaculado, todo lo que en este mismo lugar, en mayo de 1917, he pedido a mis tres pequeños niños Lucía, Jacinta y Francisco, a quienes me aparecí.

- ¿Queréis también vosotros ofreceros como víctimas al Señor, sobre el altar de mi Corazón Inmaculado, por la salvación de todos mis pobres hijos pecadores?

Si acogéis esta mi invitación, deberéis hacer cuanto ahora os pido.

Orad cada vez más, especialmente con el Santo Rosario.

Practicad con frecuencia horas de adoración y reparación Eucarística.

Acoged con amor todos los sufrimientos que el Señor os mande.

Difundid sin miedo los mensajes que Yo os doy, como Celestial profetisa de estos vuestros últimos tiempos.

¡Si supierais el castigo que os espera, si seguís cerrando las puertas de vuestros corazones a la voz angustiada de vuestra Madre Celeste!

Ya que el Corazón Divino de mi Hijo Jesús ha confiado a mi Corazón Inmaculado la última y extrema tentativa de conduciros a todos a la salvación".

(Vea cómo Consagrarse al Corazón Inmaculado de María)

(Para más información sobre el Movimiento Sacerdotal Mariano visite su página oficial en España: http://www.movimientosacerdotalmariano.es o nuestra sección: Cenáculo (MSM)