Actualizado el domingo 10/FEB/19

Mensaje de la Santísima Virgen al Padre Gobbi - Movimiento Sacerdotal Mariano

Olomuc (Moravia), 3 de septiembre de 1991

Ejercicios Espirituales en forma de Cenáculo,
con los Sacerdotes del M.S.M. de Checoslovaquia

Apóstoles de la nueva era

“Qué contenta estoy, hijos míos predilectos, de veros tan numerosos en estos Ejercicios Espirituales que hacéis en forma de Cenáculo continuo.

Habéis llegado de Moravia, de Bohemia y de Eslovaquia, para vivir unos días de oración intensa y de gran fraternidad, junto a vuestra Madre Celeste.

Yo estoy siempre con vosotros.

Como en el Cenáculo de Jerusalén, también en este vuestro Cenáculo, Yo me uno a vuestra oración, construyo entre vosotros una mayor capacidad de comprensión, os ayudo a caminar por la senda del amor mutuo, para que vosotros viváis más y más el mandamiento nuevo que os dio mi Hijo Jesús: “Amaos los unos a los otros como Yo os he amado.”

Habéis salido de una prueba dolorosa y muy pesada.

Después de tantos años de dura esclavitud comunista, Yo os he alcanzado la gracia de vuestra liberación, como ya os lo había anunciado. Ahora os pido que os convirtáis en los Apóstoles de la nueva era que os espera.

Por eso os formo un corazón nuevo, para que sepáis amar a todos con mi amor maternal y misericordioso.

No miréis a quienes entre vosotros, por debilidad, han hecho alianza con mi Adversario, que ahora ha sido derrotado. No tengáis ningún resentimiento hacia ellos.

El pasado ha sido ya cancelado. Ahora estáis llamados a vivir este tiempo nuevo, y unas nuevas misiones os esperan.

Os espera la misión de reconstruir la Iglesia, aquí donde ha sido tan perseguida y violada por mi Adversario.

Por eso os invito a ser siempre Sacerdotes fieles, testigos de unidad y de amor al Papa y a vuestros Obispos.

Ejercitad vuestro ministerio con gozo y entusiasmo; dad a todos la luz de Cristo y de su Evangelio; sed ministros de la Gracia y de la Santidad.

Así, por medio de vosotros, la Iglesia volverá a resplandecer con una gran luz para todos aquellos que viven en esta vuestra Nación.

Os espera la misión de evangelizar esta pobre humanidad que ha sido engañada y seducida por el espíritu del mal.

Pensad en tantos hijos míos –sobre todo lo jóvenes- que durante años han sido formados en la escuela de la negación de Dios y del rechazo de su Ley de Amor.

Son ovejitas arrebatadas a la grey de vuestro Pastor divino y encarriladas en la senda del mal, del pecado, de la infelicidad.

Tomadlos a todos en vuestros brazos sacerdotales y llevad a todos estos hijos míos descarriados al redil seguro de mi Corazón Inmaculado.

Sed, por eso, perseverantes en vuestro ministerio de la catequesis, dando luz sobre la Verdad que Cristo os ha revelado, para ayudar a todos a permanecer en la verdadera fe.

Así cumpliréis la misión de esta segunda evangelización, tan requerida por mi primer hijo predilecto, el Papa Juan Pablo II.

Os espera la misión de hacer descender el bálsamo suave de mi ternura maternal, sobre tantas llagas abiertas y sangrientas.

Mirad qué numerosos son los pobres, los alejados, los pecadores, los infelices, los golpeados, los pisoteados, los desanimados, los abandonados, los que están solos, los desesperados.

Sed vosotros la expresión de mi Amor y de mi preocupación maternal. Amad a todos con la fuerza de vuestro corazón sacerdotal y con la luz que os ha sido dada por vuestra Madre Celeste.

Si cumplís esta misión que os encomiendo hoy, vosotros os convertiréis realmente en los Apóstoles de la nueva era que Yo ya he empezado aquí.

Salid de este Cenáculo con gozo, confianza y una gran esperanza. Yo estoy siempre con vosotros. Sois parte preciosa de Mi maternal propiedad. Con vuestros seres queridos, y con las almas que os han sido encomendadas, os bendigo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.”

La Santísima Virgen pide que hagamos Cenáculos (clic aquí)

 


Si desea recibir estos mensajes de la Virgen al Padre Gobbi en su correo electrónico, por favor:
SUSCRÍBASE AQUÍ

 

Propuesta de la Santísima Virgen a los hijos consagrados a su Corazón Inmaculado:

Fátima (Portugal), 15 de septiembre de 1989

Fiesta de la Virgen Dolorosa

(...)

"Entonces hoy, os pido a vosotros, hijos consagrados a mi Corazón Inmaculado, todo lo que en este mismo lugar, en mayo de 1917, he pedido a mis tres pequeños niños Lucía, Jacinta y Francisco, a quienes me aparecí.

- ¿Queréis también vosotros ofreceros como víctimas al Señor, sobre el altar de mi Corazón Inmaculado, por la salvación de todos mis pobres hijos pecadores?

Si acogéis esta mi invitación, deberéis hacer cuanto ahora os pido.

Orad cada vez más, especialmente con el Santo Rosario.

Practicad con frecuencia horas de adoración y reparación Eucarística.

Acoged con amor todos los sufrimientos que el Señor os mande.

Difundid sin miedo los mensajes que Yo os doy, como Celestial profetisa de estos vuestros últimos tiempos.

¡Si supierais el castigo que os espera, si seguís cerrando las puertas de vuestros corazones a la voz angustiada de vuestra Madre Celeste!

Ya que el Corazón Divino de mi Hijo Jesús ha confiado a mi Corazón Inmaculado la última y extrema tentativa de conduciros a todos a la salvación".

(Vea cómo Consagrarse al Corazón Inmaculado de María)

(Para más información sobre el Movimiento Sacerdotal Mariano visite su página oficial en España: http://www.movimientosacerdotalmariano.es o nuestra sección: Cenáculo (MSM)