Actualizado el lunes 5/SEP/22

(Sección especialmente dedicada para los Apóstoles del Rosario)

Mensaje sobre el Santo Rosario

Tiempos de angustia.

Y ¿qué decir del Beato Alano de la Rupe, restaurador de esta devoción? La Santísima Virgen lo honró varias veces con su visita para ilustrarlo acerca de los medios de alcanzar la salvación, convertirse en buen sacerdote, perfecto religioso e imitador de Jesucristo.

Durante las tentaciones y horribles persecuciones del demonio, que lo llevaban a una extrema tristeza y casi a la desesperación, Ella lo consolaba, disipando con su dulce presencia tantas nubes y tinieblas. Le enseñó el modo de rezar el rosario, lo instruyó acerca de sus frutos y excelencias, lo favoreció con la gloriosa cualidad de esposo suyo, y, como arras de su casto amor, le colocó el anillo en el dedo, y al cuello un collar hecho con sus cabellos, dándole también un rosario. El abad Tritemio, el docto Cartagena, el sabio Martín Navarro y otros hablan de él elogiosamente.

Después de atraer a la Cofradía del Rosario a más de cien mil personas, murió en Zwolle, Flandes, el 8 de septiembre de 1475.

(El Secreto Admirable del Santísimo Rosario, San Luis M. Grignion de Montfort) 

Comentario:  

En estos tiempos de angustia, tristeza y desesperación, es necesario que tengamos un consuelo, alguien que nos aliente y ayude a superar las pruebas de la vida. Y este alguien es María Santísima, que nos da como consuelo el Rosario para que rezándolo, nos amparemos bajo su manto protector y obtengamos el consuelo necesario para sobrellevar las penas y trabajos de esta vida en estos tiempos de la Gran Tribulación.

Porque hay que saber que el demonio, a quien no puede vencerlo de otra forma, lo tienta con el desaliento y la cobardía, le trata de inculcar miedo y angustia, para hacerlo así inofensivo en el apostolado.

Entonces es necesario recurrir insistentemente al rezo del Santo Rosario, ya que en él está María en persona, y cada vez que rezamos el Rosario entramos un poco más profundamente en el Inmaculado Corazón de María que es como un nuevo Paraíso terrenal donde estamos protegidos de toda adversidad y nos unimos más estrechamente a la Virgen.

Recemos el Rosario todos los días, si fuera posible los veinte misterios, y si podemos más, mejor todavía, y veremos las admirables maravillas de esta práctica en nosotros, en nuestros seres queridos y en el mundo entero.

Presentación en Power Point para rezar el Santo Rosario: clic aquí

 

Si desea recibir estos mensajes por email, suscríbase a los Apóstoles del Rosario haciendo CLIC AQUÍ