Actualizado el miércoles 21/DIC/22

(Sección especialmente dedicada para los Apóstoles del Rosario)

Mensaje sobre el Santo Rosario

Con el ejemplo.

La Santísima Virgen no favorece solamente a quienes predican el rosario, sino que recompensa también gloriosamente a quienes con su ejemplo atraen a los demás a esta devoción.

Alfonso, rey de León y de Galicia, deseando que todos sus criados honraran a la Santísima Virgen con el rosario, resolvió, para animarlos con su ejemplo, llevar ostensiblemente un gran rosario, aunque sin rezarlo. Esto bastó para obligar a toda su corte a rezarlo devotamente.

El rey cayó enfermo de gravedad. Ya le creían muerto, cuando fue arrebatado en espíritu ante el tribunal de Jesucristo. Vio a los demonios que le acusaban de todos los crímenes que había cometido. Cuando el divino Juez lo iba ya a condenar a las penas eternas, intervino en favor suyo la Santísima Virgen. Trajeron entonces una balanza; en un platillo de la misma colocaron todos los pecados del rey. La Santísima Virgen colocó en el otro el gran rosario que Alfonso había llevado para honrarla y los que, gracias a su ejemplo, habían recitado otras personas. Esto pesó más que los pecados del rey. La Virgen le dijo luego, mirándole benignamente: “Para recompensarte por el pequeño servicio que me hiciste al llevar mi rosario, te he alcanzado de mi Hijo la prolongación de tu vida por algunos años. ¡Empléalos bien y haz penitencia!”

Volviendo en sí, el rey exclamó: “¡Oh bendito rosario de la Santísima Virgen, que me libró de la condenación eterna!” Y, después de recobrar la salud, fue siempre devoto del rosario y lo recitó todos los días.

(El Secreto Admirable del Santísimo Rosario, San Luis M. Grignion de Montfort) 

Comentario:  

Prediquemos el Rosario, pero sobre todo, recémoslo, también en público. No nos avergoncemos de ir en el colectivo, Rosario en mano, y rezándolo, porque así como muchos van escuchando radio y música con sus auriculares, también nosotros podemos ir rezando el Santo Rosario, que atrae las bendiciones sobre todos los hombres, y nos preserva de accidentes y desgracias.

Recordemos que la gente puede decir: “Lo que haces grita tan fuerte que no me deja oír lo que dices”. Y esta es una gran verdad, puesto que a veces hablamos bien, pero no acompañamos las palabras con el ejemplo. Por eso Rosario en mano, prediquemos el Rosario con la palabra y también con el ejemplo, y entonces veremos la dulzura que usará María Santísima con nosotros y seremos felices ya en este mundo.

Presentación en Power Point para rezar el Santo Rosario: clic aquí

 

Si desea recibir estos mensajes por email, suscríbase a los Apóstoles del Rosario haciendo CLIC AQUÍ