Actualizado el sábado 9/SEP/23

Mensaje sobre la oración 

Orar siempre. 

“En cualquier condición en que se encuentre un alma, debe orar.”

(Diario #146 – Santa Faustina Kowalska) 

Comentario: 

Así como el cuerpo humano no puede dejar de respirar sin morir enseguida, así también nuestra vida espiritual, la vida del alma, es decir, la gracia, no puede subsistir sin la oración. Por eso debemos rezar en todo momento y en cualquier condición en que nos encontremos. Y si estamos enfermos o cansados, no hace falta que recemos el Rosario entero, sino que basta con que por lo menos recemos las tres avemarías, que son prenda de salvación eterna.

A veces, por nuestra enfermedad u otra causa, no podremos hacer muchas oraciones. Entonces será el momento de hablar con Dios y con la Virgen, como hablamos con nuestros mejores amigos de la tierra.

Otras veces también tendremos que hacer sólo jaculatorias, porque puede ser muy grande nuestro dolor y desconcentración, puede suceder que nuestro corazón no pueda rezar más que cortas frases y requiebros de amor a Dios y a la Virgen.

Pero lo importante es que NUNCA dejemos de rezar algo, de hablar con Dios, con la Virgen y con los Santos y Ángeles, ya que de lo contrario estaremos perdidos en corto tiempo.

Y a veces nuestra oración sólo podrá ser el reclinar nuestra cabeza sobre el pecho de Jesús y el pecho de María, y estarnos así disfrutando de esa paz y consuelo.

 

Si desea recibir estos textos periódicamente en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ