Actualizado el miércoles 15/SEP/21

(Sección especialmente dedicada para el Grupo ALMAS REPARADORAS)

Mensaje sobre la reparación

Dios lo permite. 

Dios también es reparador, porque del pecado de Adán y Eva, Dios siguió el camino de la reparación, enviando a su Hijo Unigénito y a la Virgen, y ambos repararon el gran pecado de los primeros padres y de toda la humanidad.

Si Dios, que todo lo puede y todo lo sabe, ha permitido que el hombre pecara, y no lo ha impedido. Y después reparó y la creación no sólo quedó en su justicia original, sino que salió favorecida, porque donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia; entonces nosotros debemos tener también confianza en la reparación, y jamás creer que nuestro pecado es imperdonable o irreparable, porque para Dios todo tiene solución, y por un acto de amor que le ofrecemos, por una oración amorosa, Él arregla muchas cosas que hicimos mal, todo lo que hicimos mal, y lo malo que hicieron otros.

Si supiéramos el valor tan grande de la reparación, no desperdiciaríamos tanto tiempo en lamentaciones inútiles, sino que nos levantaríamos con fuerzas y ánimo para ofrecer a Dios actos de amor y oraciones, sacrificios y penitencias, y Dios no sólo olvidaría y arreglaría todo lo malo, sino que nos premiaría grandemente. Porque Dios sabía que nosotros íbamos a cometer ese pecado o esa barbaridad, pero ha dispuesto que también tengamos el medio de expiar y revertir aquella situación equivocada. Lo ha hecho Él mismo, enviando a su Hijo, el Gran Reparador; también lo hace con nosotros, permitiéndonos arreglar lo que hicimos mal.

Si desea recibir estos mensajes por email, suscríbase a las Almas reparadoras haciendo CLIC AQUÍ