Actualizado el martes 19/ENE/21

(Sección especialmente dedicada para el Grupo ALMAS REPARADORAS)

Mensaje sobre la reparación

La oración es reparadora. 

10-12-88                       (Intención de la Novena del 17 al 25)                            1572 

En esta Novena: Preparaos para recibir a Mi Niño, haciendo de vuestros corazones, pesebres, donde Mi Hijo, sea acunado con amor.

En la humildad, se prepara el corazón; en la humildad, se aprende a ser hijo de Dios.

A semejanza de vuestra Madre, adorad a Jesús, amad a Jesús.

Que las ofensas, la indiferencia hacia Cristo, sean aplacadas con la oración.

No están los hombres abandonados de Dios, sino Dios, abandonado de los hombres.

Amén, amén.

Sea esto, profundamente meditado. 

Comentario: 

No nos lamentemos si no sabemos cómo hacer reparación, porque con solo rezar el Rosario y las demás oraciones, ya estamos haciendo muy bien la reparación, como la misma Virgen lo dice en este mensaje, que las ofensas e indiferencia hacia Cristo pueden ser aplacadas con la oración.

¡Qué maravillosa oportunidad que nos da Dios de ser consoladores de Jesús! Porque rezando es como reparamos por tanto mal que se comete contra el adorable Corazón de Jesús.

Recemos mucho, porque muchos son los pecados y desprecios que ofenden al Sagrado Corazón del Señor, y nosotros, las almas reparadoras, podemos, con nuestra oración ferviente y amorosa, reparar por tanto mal.

Lo que Jesús pide de nosotros es amor, porque por amor nos ha creado, por amor nos ha redimido y por amor nos quiere junto a Él en el Paraíso para siempre. Entonces vivamos en el amor a Dios y al prójimo, y ya con eso también repararemos por tanto odio y frialdad de los hombres ingratos.

Si desea recibir estos mensajes por email, suscríbase a las Almas reparadoras haciendo CLIC AQUÍ