Actualizado el sábado 8/ENE/22

(Sección especialmente dedicada para el Grupo ALMAS REPARADORAS)

Mensaje sobre la reparación

En cada nación. 

Si en cada nación hubiera un grupo de personas, ya sean laicos o religiosos, que se dedicaran a hacer reparación por los pecados de la nación, otra cosa sería el mundo, porque Dios, en atención a esas personas, derramaría una lluvia de gracias y bendiciones sobre el suelo patrio, y se evitarían muchas desgracias y desvíos de los pueblos con sus gobernantes.

Nosotros, que somos “almas reparadoras”, tenemos la hermosa misión de comenzar a hacer esto realidad, pues formamos este grupo de personas de muchas partes del mundo. Entonces cada uno en su lugar, en su puesto de batalla, puede encauzar los acontecimientos al bien, y reparar por tantos pecados que en cada nación se cometen.

Para ello cada uno de nosotros debemos contar con la preciosa ayuda del Ángel protector de nuestra patria, ya que Dios ha dado a cada nación un ángel custodio para que lleve a ese pueblo a la realización del plan que Dios le tiene preparado desde toda la eternidad.

Ayudemos al Ángel de nuestra patria, y pidámosle también ayuda para que nos haga constantes en la reparación, porque todo lo que pasará en el futuro, y el mismo presente, dependen de la reparación que se haga a Dios, de la reparación por tantos pecados que los hombres cometemos.

Comencemos hoy mismo a rezar y a hacer penitencia. No esperemos sólo al tiempo de cuaresma para hacerlo, sino empecemos hoy, ya, porque las necesidades del mundo son muchas, y hoy más que nunca son ciertas aquellas palabras de Jesús: “Si no hiciereis penitencia, todos igualmente pereceréis.”

Si desea recibir estos mensajes por email, suscríbase a las Almas reparadoras haciendo CLIC AQUÍ