Actualizado el sábado 3/SEP/22

(Sección especialmente dedicada para el Grupo ALMAS REPARADORAS)

Mensaje sobre la reparación

La reparación atrae gracias. 

Dijo Jesús:

–Yo aceptaré las oraciones y penitencias de tu pequeño grupo de oración. Su esfuerzo de reparación Me es agradable, porque en la luz de sus imperfecciones ustedes pidieron ayuda a mi Madre Inmaculada. La oración y la reparación traen muchísimas gracias del cielo, ¡pero son tan raras! 

Comentario:   

La reparación atrae gracias del Cielo. Pero para hacer bien la reparación, como somos pobres criaturas imperfectas, tenemos que realizar las obras de reparación uniéndonos a María Santísima, que Ella supla en nosotros todo lo que está deficiente o imperfecto.

A los que creen que la penitencia y la reparación ya están pasadas de moda, Jesús les responde que sólo la penitencia y la oración salvarán al mundo. No otra cosa hizo el Señor, porque después de haber predicado por doquier y de haber hecho innumerables milagros, tuvo que marchar a la cruz, al sacrificio, para abrir las puertas del Cielo.

También nosotros, si queremos ayudar realmente al Señor, tendremos que empuñar las armas del dolor y del sufrimiento para rescatar almas del poder de Satanás, porque siempre será verdad que las almas se salvan con la oración y con el padecer. Es lo que hizo Cristo, y es lo que Él nos manda que hagamos nosotros, para que realmente seamos sus colaboradores y corredentores, y así tengamos un lugar en el Paraíso, porque después de haber padecido con Él, es justo y lógico que también gocemos para siempre con Él.

Nosotros, que somos almas reparadoras, debemos saber estas cosas y no desaprovechar ningún sufrimiento, ninguna incomodidad que nos causen el prójimo o las criaturas, porque todo es bueno para ofrecerlo a Dios como reparación por nuestros propios pecados y los del mundo entero, pero siempre hacerlo en unión con María.

Si desea recibir estos mensajes por email, suscríbase a las Almas reparadoras haciendo CLIC AQUÍ