Actualizado el domingo 1/AGO/21

Mensaje de María del Rosario de San Nicolás con comentario

Después de la prueba. 

29-11-83                        PM020 

En ocasión de la muerte de un familiar dice la Virgen: "Después de un dolor viene la paz, el consuelo, que sólo el Señor lo da porque sólo El hace su Divina Voluntad".

También le dice que dará fuerzas a su familia:... "su fe se irá robusteciendo día a día. Dios Padre quiere lo mejor para sus hijos". 

Leed: 1 Tim. 2, 1-8; Hech. 1, 8 

           LA ORACION LITURGICA

2, 1     Ante todo, te recomiendo que se hagan peticiones, oraciones, súplicas y acciones de gracias por todos los hombres,

2, 2     por los soberanos y por todas las autoridades, para que podamos disfrutar de paz y de tranquilidad, y llevar una vida piadosa y digna.

2, 3     Esto es bueno y agradable a Dios, nuestro Salvador,

2, 4     porque El quiere que todos se salven y lleguen al conocimiento de la verdad.

2, 5     Hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres: Jesucristo, hombre El también,

2, 6     que se entregó a Sí mismo para rescatar a todos. Este es el testimonio que El dio a su debido tiempo,

2, 7     y del cual fui constituido heraldo y Apóstol para enseñar a los paganos la verdadera fe. Digo la verdad y no miento. 

           EL MODO DE ORAR

2, 8     Por lo tanto, quiero que los hombres oren constantemente, levantando las manos al cielo con recta intención, sin arrebatos ni discusiones. 

Hech. 1, 8 

1, 8     "Pero recibirán la fuerza del Espíritu Santo que descenderá sobre ustedes, y serán mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaría, y hasta los confines de la tierra".

Comentario:

Así como para Jesús, después del dolor de la crucifixión vino la paz y el consuelo, así también para nosotros, después de un dolor viene la paz y el consuelo. A veces se nos hace difícil soportar el dolor y en esos momentos vemos todo negro y estamos desanimados. Pero esa es justamente la táctica que usa el Adversario para acobardarnos y amilanarnos. No bajemos los brazos y pidamos ayuda a María para que acuda a nosotros en los dolorosos momentos de la prueba, teniendo la esperanza de que todo eso pasará y volverá a brillar el sol en nuestro cielo. No nos desesperemos y confiemos en Dios y en su Madre y recurramos a la oración continua.

María del Rosario de San Nicolás, ruega por nosotros.

Lea a través de Internet todos los mensajes dados por María del Rosario de San Nicolás - CLIC AQUÍ

 


Si desea recibir estos mensajes de María del Rosario de San Nicolás en su correo electrónico, por favor:
SUSCRÍBASE AQUÍ

 

(Puede descargar el libro con todos los mensajes y el Himno a la Virgen en la sección Descarga de Archivos)

Ver Medalla


Nos dice la Santísima Virgen María del Rosario de San Nicolás en su mensaje Nº 607, del 05/07/1985

Hija: En todas las ciudades, en todos los rincones, deben estar las palabras del Señor dichas a ti.

Nada debe esconderse, digo predicad, entonces predicadlo.

El Señor es la Ley, en el Cielo y en la tierra.

Amén. Amén.

En el Nº 786, del 24/01/1986, dice:

Hija mía: Mis mensajes deben ser leídos despaciosamente, para que puedan ser digeridos como Yo lo deseo.

Quiero que cada hijo, llegue a vivir en gracia de Dios y amándolo como El debe ser amado.

La debilidad del ser humano se agudiza en la medida en que se aleja de Dios; es por eso que en este tiempo, parece que estuviera venciendo el enemigo.

Si mis hijos comprendieran cuanto dice esta Madre, todo cambiaría.

Que entreguen sus cuerpos y sus almas al Señor, teniendo la seguridad que el Señor los salvará.

Amén, amén.

Y en el mensaje Nº 1585, del 26/12/1988, nos dice:

En estos tiempos, en que el veneno del maligno parece contaminarlo todo, el Señor, se manifiesta para que sea posible la salvación de las almas.

Estas palabras pueden llegar a debilitarse si se guardan, si no se extienden; deben ser anunciadas en toda la tierra.

Quiero oración, unión y fuerza en los espíritus, ya que ahí radica la eficacia del mensaje de esta Madre.

Hijos míos: Os invito a ser evangelizadores de vuestros hermanos.

Amén, amén.

Predícalo hija.