Actualizado el miércoles 25/ENE/23

Mensaje de María del Rosario de San Nicolás con comentario

Días duros nos esperan.

8-12-83              (Inmaculada Concepción)              PM 32 

(8 de Diciembre): "Hoy debe ser un día consagrado a la oración, no lo dejes pasar sin hacerlo. Días duros te esperan, mas, con la ayuda del Señor vencerás. Camina con la cabeza erguida porque vas con la verdad que sólo el Señor la da. Todo el ejército del Reino te acompaña en este día. Amén". 

Leed: Col. 1, 10; 3, 16-17 

1,10   Así podrán comportarse de una manera digna del Señor, agradándolo en todo, fructificando en toda clase de obras buenas y progresando en el conocimiento de Dios. 

Cap. 3 Vers. 16-17 

3,16   Que la Palabra de Cristo resida en ustedes con toda su riqueza. Instrúyanse en la verdadera sabiduría, corrigiéndose los unos a los otros. Canten a Dios con gratitud y de todo corazón salmos, himnos y cantos inspirados.

3,17   Todo lo que puedan decir o realizar, háganlo siempre en nombre del Señor Jesús, dando gracias por Él a Dios Padre. 

"Está escrito en el Libro de la Vida: hay más dolor que alegría; pero felices sois vosotros porque hacéis lo que el Señor os manda y feliz estoy Yo con vosotros".

"Orad para que vuestro sacrificio sea del agrado del Señor. No es el fin sino el principio. El Espíritu Santo ilumina todo". 

Leed: I. Tes. 5, 1-11 

      LA VIGILANCIA CRISTIANA 

5,1     Hermanos, en cuanto al tiempo y al momento, no es necesario que les escriba.

5,2     Ustedes saben perfectamente que el Día del Señor vendrá como un ladrón en plena noche.

5,3     Cuando la gente afirme que hay paz y seguridad, la destrucción caerá sobre ellos repentinamente, como los dolores del parto sobre una mujer embarazada, y nadie podrá escapar.

5,4     Pero ustedes, hermanos, no viven en las tinieblas para que ese Día los sorprenda como un ladrón:

5,5     Todos ustedes son hijos de la Luz, hijos del día. Nosotros no pertenecemos a la noche ni a las tinieblas.

5,6     No nos durmamos, entonces, como hacen los otros: permanezcamos despiertos y seamos sobrios.

5,7     Los que duermen lo hacen de noche, y también los que se emborrachan.

5,8     Nosotros, por el contrario, seamos sobrios, ya que pertenecemos al día: revistámonos con la coraza de la fe y del amor, y cubrámonos con el casco de la esperanza de la salvación.

5,9     Porque Dios no nos destinó para la ira, sino para adquirir la salvación por nuestro Señor Jesucristo,

5,10   que murió por nosotros, a fin de que, velando o durmiendo, vivamos unidos a El.

5,11   Anímense, entonces, y estimúlense mutuamente, como ya lo están haciendo.

Comentario:

La Virgen le pide a Gladys que ore porque días duros le esperan. Y así debemos proceder nosotros: Orar en todo tiempo y todo lo más que podamos para prepararnos a las pruebas de esta vida, que son muchas y que las iremos atravesando con entereza si rezamos mucho. También la Virgen le dice que es más el dolor que la alegría en la vida, pero que no tenga miedo que todo lo va iluminando el Espíritu Santo y que esto de la aparición en San Nicolás no es el fin sino el principio y que irá creciendo. Por eso nosotros debemos tener una gran esperanza en María que va guiando los acontecimientos de nuestra vida y del mundo y dedicarnos a la oración, que saldremos vencedores de la gran tribulación que es la vida en este mundo.

María del Rosario de San Nicolás, ruega por nosotros.

Lea a través de Internet todos los mensajes dados por María del Rosario de San Nicolás - CLIC AQUÍ

 


Si desea recibir estos mensajes de María del Rosario de San Nicolás en su correo electrónico, por favor:
SUSCRÍBASE AQUÍ

 

(Puede descargar el libro con todos los mensajes y el Himno a la Virgen en la sección Descarga de Archivos)

Ver Medalla


Nos dice la Santísima Virgen María del Rosario de San Nicolás en su mensaje Nº 607, del 05/07/1985

Hija: En todas las ciudades, en todos los rincones, deben estar las palabras del Señor dichas a ti.

Nada debe esconderse, digo predicad, entonces predicadlo.

El Señor es la Ley, en el Cielo y en la tierra.

Amén. Amén.

En el Nº 786, del 24/01/1986, dice:

Hija mía: Mis mensajes deben ser leídos despaciosamente, para que puedan ser digeridos como Yo lo deseo.

Quiero que cada hijo, llegue a vivir en gracia de Dios y amándolo como El debe ser amado.

La debilidad del ser humano se agudiza en la medida en que se aleja de Dios; es por eso que en este tiempo, parece que estuviera venciendo el enemigo.

Si mis hijos comprendieran cuanto dice esta Madre, todo cambiaría.

Que entreguen sus cuerpos y sus almas al Señor, teniendo la seguridad que el Señor los salvará.

Amén, amén.

Y en el mensaje Nº 1585, del 26/12/1988, nos dice:

En estos tiempos, en que el veneno del maligno parece contaminarlo todo, el Señor, se manifiesta para que sea posible la salvación de las almas.

Estas palabras pueden llegar a debilitarse si se guardan, si no se extienden; deben ser anunciadas en toda la tierra.

Quiero oración, unión y fuerza en los espíritus, ya que ahí radica la eficacia del mensaje de esta Madre.

Hijos míos: Os invito a ser evangelizadores de vuestros hermanos.

Amén, amén.

Predícalo hija.