Actualizado el lunes 7/AGO/23

Mensaje de María del Rosario de San Nicolás con comentario

Momento crítico.

10-12-83                      PM 35 

"Hija mía, hoy sigue tu ayuno, hoy también ora para que el Señor ilumine a los hombres, porque en la vida terrena todo es material; no así en las alturas donde el Todopoderoso dirige vuestras vidas hoy y por siempre. Agradadle haciendo lo que El os manda". Amén. 

Leed: Hech. 4, 12 y 19-20; Rom. 1, 1-5 

4,12   "Porque no existe bajo el cielo otro Nombre dado a los hombre, por el cual podamos alcanzar la salvación".

4,19   Pedro y Juan les respondieron: "Juzguen si está bien a los ojos del Señor que les obedezcamos a ustedes antes que a Dios.

4,20   Nosotros no podemos callar lo que hemos visto y oído". 

Rom. 1, 1-5

1,1     Carta de Pablo, servidor de Jesucristo, llamado para ser Apóstol, y elegido para anunciar la Buena Noticia de Dios,

1,2     que El había prometido por medio de sus Profetas en las Sagradas Escrituras,

1,3     acerca de su Hijo, Jesucristo, nuestro Señor, nacido de la estirpe de David según la carne,

1,4     y constituido Hijo de Dios con poder según el Espíritu santificador, por su resurrección de entre los muertos.

1,5     Por El hemos recibido la gracia y la misión apostólica, a fin de conducir a la obediencia de la fe, para gloria de su Nombre, a todos los pueblos paganos.

Comentario:

Es necesario que el Señor ilumine a los hombres pues la humanidad se encuentra en una gran ceguera y no ve el precipicio al cual se está encaminando. Solo una gran misericordia de Dios puede salvarla. Por eso recemos mucho y hagamos ayunos a pan y agua y pequeños sacrificios para que la Virgen tenga la ayuda nuestra en este momento tan crítico del mundo. Ella misma nos pide ayuda, pues con nuestras oraciones y mortificaciones le damos fuerza a su intercesión y así ayudaremos a reconducir a la salvación y a la conversión a toda la humanidad.

María del Rosario de San Nicolás, ruega por nosotros.

Lea a través de Internet todos los mensajes dados por María del Rosario de San Nicolás - CLIC AQUÍ

 


Si desea recibir estos mensajes de María del Rosario de San Nicolás en su correo electrónico, por favor:
SUSCRÍBASE AQUÍ

 

(Puede descargar el libro con todos los mensajes y el Himno a la Virgen en la sección Descarga de Archivos)

Ver Medalla


Nos dice la Santísima Virgen María del Rosario de San Nicolás en su mensaje Nº 607, del 05/07/1985

Hija: En todas las ciudades, en todos los rincones, deben estar las palabras del Señor dichas a ti.

Nada debe esconderse, digo predicad, entonces predicadlo.

El Señor es la Ley, en el Cielo y en la tierra.

Amén. Amén.

En el Nº 786, del 24/01/1986, dice:

Hija mía: Mis mensajes deben ser leídos despaciosamente, para que puedan ser digeridos como Yo lo deseo.

Quiero que cada hijo, llegue a vivir en gracia de Dios y amándolo como El debe ser amado.

La debilidad del ser humano se agudiza en la medida en que se aleja de Dios; es por eso que en este tiempo, parece que estuviera venciendo el enemigo.

Si mis hijos comprendieran cuanto dice esta Madre, todo cambiaría.

Que entreguen sus cuerpos y sus almas al Señor, teniendo la seguridad que el Señor los salvará.

Amén, amén.

Y en el mensaje Nº 1585, del 26/12/1988, nos dice:

En estos tiempos, en que el veneno del maligno parece contaminarlo todo, el Señor, se manifiesta para que sea posible la salvación de las almas.

Estas palabras pueden llegar a debilitarse si se guardan, si no se extienden; deben ser anunciadas en toda la tierra.

Quiero oración, unión y fuerza en los espíritus, ya que ahí radica la eficacia del mensaje de esta Madre.

Hijos míos: Os invito a ser evangelizadores de vuestros hermanos.

Amén, amén.

Predícalo hija.