Actualizado el martes 13/SEP/22

Mensaje de María del Rosario de San Nicolás con comentario

Importancia del ayuno.

6-12-83                        PM 30 

Decid: "Benditos sean el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo, porque por medio de la Santísima Trinidad encontrarás paz y Vida Eterna".

Le dice también: "Sigue tu ayuno, pasado el tercer día comerás; no es penitencia en ti, es preparación espiritual que te manda el Señor". 

Leed: Juan 8, 12-17 

          EL TESTIMONIO DE JESUS SOBRE SI MISMO 

8,12   Jesús les dirigió una vez más la palabra, diciendo: "Yo Soy la Luz del mundo, el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la Luz de la Vida".

8,13   Los fariseos le dijeron: "Tu das testimonio de ti mismo: tu testimonio no vale".

8,14   Jesús les respondió: "Aunque Yo doy testimonio de Mí, mi testimonio vale porque sé de dónde vine y a dónde voy; pero ustedes no saben de dónde vengo ni a dónde voy.

8,15   Ustedes juzgan según la carne; Yo no juzgo a nadie,

8,16   y si lo hago, mi juicio vale porque no soy Yo sólo el que juzga, sino Yo y el Padre que me envió.

8,17   En la Ley de ustedes está escrito que el testimonio de dos personas es válido.

Comentario:

El ayuno, en Gladys, es preparación espiritual y no penitencia. También Jesús se preparó a su misión con un ayuno de cuarenta días. Es que el ayuno y la oración son medios para prepararnos a la misión que cada uno de nosotros tiene en este mundo. El ayuno es la oración del cuerpo, pues con la privación de alimento, es como que el cuerpo también reza su plegaria y hace su ofrecimiento. En lo posible tratemos de ayunar a pan y agua los días viernes. O también podemos ayunar comiendo una comida fuerte al día, es decir, comer en el día la mitad de lo que comemos habitualmente. Con esto iremos logrando el vencimiento de nosotros mismos y arrebataremos almas a Satanás, pues los pecadores se convierten con la oración y el sacrificio.

María del Rosario de San Nicolás, ruega por nosotros.

Lea a través de Internet todos los mensajes dados por María del Rosario de San Nicolás - CLIC AQUÍ

 


Si desea recibir estos mensajes de María del Rosario de San Nicolás en su correo electrónico, por favor:
SUSCRÍBASE AQUÍ

 

(Puede descargar el libro con todos los mensajes y el Himno a la Virgen en la sección Descarga de Archivos)

Ver Medalla


Nos dice la Santísima Virgen María del Rosario de San Nicolás en su mensaje Nº 607, del 05/07/1985

Hija: En todas las ciudades, en todos los rincones, deben estar las palabras del Señor dichas a ti.

Nada debe esconderse, digo predicad, entonces predicadlo.

El Señor es la Ley, en el Cielo y en la tierra.

Amén. Amén.

En el Nº 786, del 24/01/1986, dice:

Hija mía: Mis mensajes deben ser leídos despaciosamente, para que puedan ser digeridos como Yo lo deseo.

Quiero que cada hijo, llegue a vivir en gracia de Dios y amándolo como El debe ser amado.

La debilidad del ser humano se agudiza en la medida en que se aleja de Dios; es por eso que en este tiempo, parece que estuviera venciendo el enemigo.

Si mis hijos comprendieran cuanto dice esta Madre, todo cambiaría.

Que entreguen sus cuerpos y sus almas al Señor, teniendo la seguridad que el Señor los salvará.

Amén, amén.

Y en el mensaje Nº 1585, del 26/12/1988, nos dice:

En estos tiempos, en que el veneno del maligno parece contaminarlo todo, el Señor, se manifiesta para que sea posible la salvación de las almas.

Estas palabras pueden llegar a debilitarse si se guardan, si no se extienden; deben ser anunciadas en toda la tierra.

Quiero oración, unión y fuerza en los espíritus, ya que ahí radica la eficacia del mensaje de esta Madre.

Hijos míos: Os invito a ser evangelizadores de vuestros hermanos.

Amén, amén.

Predícalo hija.