Actualizado el miércoles 14/SEP/22

Confidencias de Jesús a un Sacerdote

Mons. Ottavio Michelini

16 de Junio de 1976 

UNA GRAN HUMILDAD 

Hijo mío, escribe:

¿Habéis considerado alguna vez las circunstancias en las que me llegaron las tentaciones del Maligno, especialmente las del desierto?

Estas circunstancias de tiempo y de lugar se han considerado atentamente ya que Yo, Verbo Eterno de Dios, no he hecho nada ni he dicho nada que no fuera inspirado por un fin altísimo. Y si he permitido a Satanás el acercarse a Mí para tentarme, lo he hecho para que vosotros, en quienes Yo pensaba, a los que Yo veía, aprendierais cómo se debe afrontar al Maligno y a sus pérfidas legiones.

La tentación llegó al final de mi estancia en el desierto, vino al final de mi ayuno.

Yo, Hombre y Dios, he podido y querido hacer esto, para indicaros a vosotros un planteamiento de lucha. He querido deciros a vosotros: oración y penitencia ¡mucha oración y mucha penitencia! Solamente de esta manera se puede esperar salir victorioso del combate.

Hoy las fuerzas del Infierno vagabundean por el mundo, imponiendo su ley, burlándose sarcásticamente ante la bonachonería de aquellos que, bien resguardados, deberían avanzar en primera fila contra las fuerzas enemigas. 

Incoherencia 

Hoy el Infierno no teme ni a Obispos ni a Sacerdotes, hechas las debidas excepciones, porque no tienen en lo más mínimo la visión, y por tanto, la convicción, de que el problema fundamental de la Iglesia es la salvación de vuestras almas en la lucha que se lleva contra aquellos que quieren su perdición. Es más, reaccionan negativamente ante estas realidades espirituales, ante estas llamadas mías.

Esto significa que no son las almas lo que ellos buscan, sino a sí mismos en su sutil y aterciopelada presunción.

Reaccionan negativamente ante estas llamadas mías, y confirman de este modo su incurable ceguera, la incoherencia en una misión que fue deseada, no para el bien de las almas, sino por intereses propios, lo que quiere decir, de la propia soberbia.

Dado que os habéis arraigado en un comportamiento antipastoral, ahora se necesita una actitud de gran humildad para salirse fuera. Un acto de buena voluntad os volverá a traer al plano justo.

Vosotros decís: ¡A grandes males, grandes remedios! Pues bien, Yo os digo: es ciertamente un remedio extremo, es realmente una cosa difícil para un Obispo tomar la decisión de convocar a todos sus sacerdotes a su alrededor para decirles:

"Hijos míos, todos hemos sido un poco engañados, nos hemos dejado desviar por las artes de nuestros irreductibles enemigos espirituales. Ellos han logrado distraer nuestros cuidados y nuestras atenciones de un problema vital de la pastoral, como es plantear toda nuestra acción en una visión más justa, más realista y que más responde a las necesidades y a los intereses de las almas.

Yo, pastor de almas, estaré más cercano a los que sufren por culpa de las fuerzas oscuras del infierno, y seré más vigilante en proteger a mi grey contra sus jugadas, usando los medios que Él, el Maestro divino, me ha indicado con su ejemplo y sus palabras." 

Valor humilde 

Hijo mío, bien sé qué lucha debería sostener un Pastor de almas para llevar a cabo este gesto de humildad, pero este gesto de humildad lo volvería grande delante de Dios y grande ante la Iglesia.

A veces se revisten de gran humildad en sus discursos, en sus homilías, pero si luego alguno osase decirles a ellos las cosas que ellos dicen de sí mismos, verías una reacción inmediata y una hostilidad tenaz, porque no olvidan, como olvidarían los verdaderos padres.

Prueba, hijo, a comparar la fingida humildad que emerge de ciertas confesiones públicas de sus miserias, de sus limitaciones, con la humildad verdadera de San Francisco que decía a su compañero de viaje (se dirigían a un convento): "Hermano mío, si cuando hayamos llegado nos cerraran la puerta en las narices, si luego nos insultaran y nos apalearan, y más todavía, así malparados nos arrojaran por tierra en la nieve, esto sería verdadero gozo, verdadera alegría".

No fue en Mí una pseudo humildad, sino verdadera humildad, recibir el beso de amor que me dio el Apóstol traidor. No fue artificio por mi parte el olvidar la ofensa, tan atroz, de Pedro que me negó tres veces.

Si meditaran en serio estos episodios de mi vida, ¡Cuántas cosas cambiarían!

Te bendigo, hijo mío.

(Confidencias de Jesús a un Sacerdote – P. Ottavio Michelini)

Si desea recibir estos Mensajes al Padre Ottavio Michelini, periódicamente en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ
 

Lea o descargue el libro completo en Word

Lea a través de Internet todos los mensajes dados a Mons. Ottavio Michelini - CLIC AQUÍ