Actualizado el sábado 1/MAY/21

Partículas de Evangelio

Valor de la confesión. 

La gente de Jerusalén, de toda la Judea y de toda la región del Jordán iba a su encuentro, y se hacía bautizar por él en las aguas del Jordán, confesando sus pecados. (Mt 3,5-6). 

Comentario: 

Hoy también podemos y debemos acudir a los representantes de Dios, los sacerdotes, para confesar nuestros pecados, así como esta gente iba a confesarlos a Juan Bautista. Porque en estos últimos tiempos el Diablo engaña a la gente y le hace creer que uno se puede confesar solito con Dios y no tiene por qué ir a confesarse con un sacerdote. Este es un tremendo engaño del cual debemos precavernos, pues si el mismo Jesús instituyó el sacramento de la Confesión es porque debe ser imprescindible y necesario para nuestra salvación. Así que si estamos acostumbrados a confesarnos solitos con Dios, hagamos el propósito de comenzar a confesarnos con un sacerdote y comprobaremos la diferencia, pues nuestra alma se llenará de luz y paz y gozo al salir de la confesión.

Jesús, María, os amo, salvad las almas.

Si desea recibir las "Partículas de Evangelio" en su correo electrónico, por favor:
SUSCRÍBASE AQUÍ

 

"Jesús, en el Tabor, se manifestó con toda su majestad y con toda su gloria a sus tres discípulos preferidos. De la nube luminosa que los envolvía resonó repentinamente una voz, la voz del Padre celestial: «Este es mi Hijo muy amado, en quien he puesto mis complacencias: escuchadlo».

Otro hecho evangélico.

  Sucedió en las bodas de Caná. La delicadeza atenta de Nuestra Señora acaba de adivinar el aprieto de quienes la han invitado. Ella, y Ella sola, conoce la omnipotencia de Jesús. Y va a abogar por la causa de sus amigos. «Hijo, no tienen vino». A primera vista Jesús parece desechar el pedido; en realidad, y como siempre, la oración de su Madre va a ser escuchada. María lo ha comprendido enseguida. Apaciblemente dice a los servidores: «Haced lo que El os diga».

  Nadie podrá dudar de que el deseo más ardiente de la Santísima Virgen es vernos cumplir los mandamientos de Dios, realizar sus voluntades, seguir los consejos y prescripciones de Jesús.

Por eso es evidente que la voluntad de María es que nosotros cumplamos las voluntades de su Hijo, y respetemos todos sus consejos y deseos.

Según este Evangelio de Jesús y de María queremos vivir, según él queremos pensar, juzgar y obrar en todas las cosas, a fin de ser los verdaderos hijos y esclavos de amor de nuestra divina Madre.

  ¡Dígnese Ella misma concedernos las gracias abundantes que se requieren para este fin!

  Pero para conformar nuestras miras y nuestra vida a este santo Evangelio, debemos leerlo, estudiarlo y meditarlo asiduamente.

  Desde este punto de vista hay lagunas terribles en muchos cristianos.

  Tratemos de colmar este vacío deplorable, y hagamos de modo que, por todos los medios humanos y divinos, la palabra de Dios no sea para nosotros palabra muerta.

  El Evangelio debe ser nuestro primer manual, tanto para la meditación como para la lectura espiritual. Es maravilloso ver cómo ciertas almas, incluso poco instruidas, con la gracia de Dios, descubren en los textos evangélicos luces y riquezas increíbles para su vida de cada día."