Actualizado el domingo 18/SEP/22

Partículas de Evangelio

Luz del mundo. 

Cuando Jesús se enteró de que Juan había sido arrestado, se retiró a Galilea. Y, dejando Nazaret, se estableció en Cafarnaún, a orillas del lago, en los confines de Zabulón y Neftalí, para que se cumpliera lo que había sido anunciado por el profeta Isaías: ¡Tierra de Zabulón, tierra de Neftalí, camino del mar, país de la Transjordania, Galilea de las naciones! El pueblo que se hallaba en tinieblas vio una gran luz; sobre los que vivían en las oscuras regiones de la muerte, se levantó una luz. (Mt 4,12-16). 

Comentario: 

Nosotros también estábamos en tinieblas y en las oscuras regiones de la muerte antes de que viniera Jesús, pues por el pecado original estábamos todos condenados a no ver jamás a Dios. El mundo esperaba la Promesa del Padre que iba a enviar a su Mesías para salvar a los hombres. Y vino Jesús que es la Luz del mundo y que alumbra a todo hombre para que conozca el camino que lleva a la salvación y pueda alcanzarla con la ayuda de la gracia. Muertos no son los que están en los sepulcros sino los que llevan un alma en pecado mortal y están privados de la gracia. Esos son los verdaderos muertos y si no se convierten y confiesan, serán los Muertos eternos en el infierno. Por eso sigamos la Luz de Cristo y salgamos de las tinieblas del pecado ahora que tenemos tiempo.

Jesús, María, os amo, salvad las almas.

Si desea recibir las "Partículas de Evangelio" en su correo electrónico, por favor:
SUSCRÍBASE AQUÍ

 

"Jesús, en el Tabor, se manifestó con toda su majestad y con toda su gloria a sus tres discípulos preferidos. De la nube luminosa que los envolvía resonó repentinamente una voz, la voz del Padre celestial: «Este es mi Hijo muy amado, en quien he puesto mis complacencias: escuchadlo».

Otro hecho evangélico.

  Sucedió en las bodas de Caná. La delicadeza atenta de Nuestra Señora acaba de adivinar el aprieto de quienes la han invitado. Ella, y Ella sola, conoce la omnipotencia de Jesús. Y va a abogar por la causa de sus amigos. «Hijo, no tienen vino». A primera vista Jesús parece desechar el pedido; en realidad, y como siempre, la oración de su Madre va a ser escuchada. María lo ha comprendido enseguida. Apaciblemente dice a los servidores: «Haced lo que El os diga».

  Nadie podrá dudar de que el deseo más ardiente de la Santísima Virgen es vernos cumplir los mandamientos de Dios, realizar sus voluntades, seguir los consejos y prescripciones de Jesús.

Por eso es evidente que la voluntad de María es que nosotros cumplamos las voluntades de su Hijo, y respetemos todos sus consejos y deseos.

Según este Evangelio de Jesús y de María queremos vivir, según él queremos pensar, juzgar y obrar en todas las cosas, a fin de ser los verdaderos hijos y esclavos de amor de nuestra divina Madre.

  ¡Dígnese Ella misma concedernos las gracias abundantes que se requieren para este fin!

  Pero para conformar nuestras miras y nuestra vida a este santo Evangelio, debemos leerlo, estudiarlo y meditarlo asiduamente.

  Desde este punto de vista hay lagunas terribles en muchos cristianos.

  Tratemos de colmar este vacío deplorable, y hagamos de modo que, por todos los medios humanos y divinos, la palabra de Dios no sea para nosotros palabra muerta.

  El Evangelio debe ser nuestro primer manual, tanto para la meditación como para la lectura espiritual. Es maravilloso ver cómo ciertas almas, incluso poco instruidas, con la gracia de Dios, descubren en los textos evangélicos luces y riquezas increíbles para su vida de cada día."